Dinámicas, juegos y recursos para educar en la solidaridad y la prosocialidad: reflexiones sobre el terreno formativo.

Uno de los talleres que más he facilitado a lo largo de mi experiencia profesional es, sin duda, el de dinámicas y juegos para educar en la solidaridad, valores, desarrollo humano, etc. Todo lo que yo denomino "Educación Prosocial" ha tenido, tiene y tendrá diversos nombres y formatos, pero en esencia los contenidos pedagógicos siguen siendo y serán los mismos: marcos de referencia psicosociales esenciales y troncales diría yo, para una buena construcción humanista de la persona.

Universidad de Andorra (curso ONGD Cooperand), FADE Murcia (proyecto de formación del voluntariado Talante Solidario), ONG ServiRD (República Dominicana), directivos y responsables de pastoral de Escuela Teresiana (curso de Experto Universitario), Asociación para la Solidaridad (curso de formación de Voluntariado), Jóvenes y Desarrollo (taller profesorado colegio Salesianos Atocha), y Conferencia Marista Española (curso educadores en la Solidaridad) son varias de las entidades con las que he trabajadoen los últimos 10 años facilitando dinámicas, recursos, juegos y herramientas para Educar en la Solidaridad y Prosocialidad.

Decía que cambian las formas pedagógicas, las metodologías, las herramientas docentes, pero se mantiene la esencia psicosocial, con algunas innovaciones de contenidos y conocimientos que provienen de las neurociencias o la PNL. A lo largo de estos años he observado en conversaciones con los docentes y educadores en los cursos y talleres que, en esta eclosión que vivimos actualmente de innovación pedagógica y nuevas metodologías de enseñanza aprendizaje, necesitamos afrontar tres retos que también son riesgos o barreras, según se mire:

1. El reto de aprender una diversidad de nuevas herramientas docentes, sabiendo seleccionar en todo momento la más adecuada para cada objetivo de aprendizaje y contexto. La clave no es, por tanto, tener una caja de herramientas muy grande, sino saber seleccionar las más adecuadas para cada situación de aprendizaje. Y siempre me gusta decir que "no se puede construir una mesa sólo con un martillo". Con la misma herramienta de siempre (apuntes, dictados, clase magistral) no construimos nada relevante y útil.

2. El reto de evitar la "burocracia pedagógica" que implican algunos modos de programar y preparar las situaciones de aprendizaje, que suelen consumir nuestra energía y también nuestra motivación. La burocracia excesiva es paralizante y también des-humanizadora, nos puede llevar a esa "Jaula de Hierro" que describió Max Weber como alienación de la creatividad humana: las pedagogías deben ser libres y liberadoras del proceso de convertirse en persona, el desarrollo humano no puede prosperar en la cautividad racionalista. Necesitamos, hoy más que nunca, pedagogías ágiles y volver a los encuentros naturales con el alumnado, sin estar agobiados y preocupados por los formularios, plantillas, cronogramas, etc. Esto debemos hacérnoslo mirar, si nos provoca estrés, ansiedad y conflictos, algo no está bien y debemos cambiarlo. Yo personalmente "huyo" de las propuestas formativas que me exigen poca o ninguna flexibilidad y programaciones "al minuto": las suelo rechazar porque no van con mi estilo y mi convicción docente.

3. El reto de investigar e innovar también los conocimientos y contenidos psicosociales en Educación para la Solidaridad y el Desarrollo Humano, y no sólo las metodologías de su enseñanza-aprendizaje. No estoy en contra de las metodologías, por supuesto, son necesarias, pero en los últimos años es lo único que se ha innovado en lo prosocial. Y las metodologías son medios, no fines en sí mismas. Por mi parte, confieso que estoy ya un poco aburrido y hastiado de tanta metodología novedosa, o cambiada de nombre, y he decidido enfocar mis talleres más en contenidos, conocimientos, dinámicas y juegos innovadores (que al final es lo que te piden los participantes) y que cada cual luego los aplique con la metodología o herramienta que considere más adecuada a su contexto o la que esté de moda este curso académico (que este sería otro debate interesante y necesario): EpD, EpDH, ApS, PBL, ABP, DFC, FCR...

Para terminar, y para quien esté buscando formas y contenidos novedosos para enfocar y facilitar la Educación para la Solidaridad, Educación para la Ciudadanía, la competencia de la Ciudadanía Global o Competencia Global, la Identidad Cosmopolita Global o la Educación para el Desarrollo Humano, os comparto aquí algunos enlaces de mis propuestas en esta línea:

  • Investigación Social Creativa: se trata de un conjunto de técnicas de investigación social reinventadas a partir de los instrumentos clásicos, pero de forma dinámica y lúdica, y también comprensible a todos. Se busca estimular el pensamiento y análisis crítico del entorno social y las actitudes prosociales, siempre en clave de transformación social, es decir, investigar, descubrir, desenmascarar la verdad como vía de transformación social posterior. Será un libro de publicación muy próxima (febrero 2021), pero de momento todo lo voy publicando también en vídeos didácticos AQUÍ.
  • Cómo educar las Competencias y Actitudes Prosociales. Marcos teóricos, indicadores y actividades. Madrid, Homo Prosocius (2018). Es un libro que recoge mis 25 años de experiencia en Educación Prosocial, en muchos proyectos educativos y sociales, con marcos teóricos comprensibles y rigurosos, así como propuestas didácticas. Va en la línea de una innovación en los contenidos y conocimientos, que antes comentaba. Disponible AQUÍ en Amazon.
  • Dinámicas de grupo para educar en Valores Humanos. Una playlist de más de 60 dinámicas e ideas para educar en valores, confeccionada a lo largo de más de 10 años. Enlace AQUÍ.