Educación Cosmopolita y Global: analizando los perfiles de alumnado en proyectos educativos

El objetivo de esta investigación, que propongo en el libro "Investigación Social Creativa. Dinámicas y ejercicios para conocer y transformar la realidad", junto con otras 15 propuestas originales de investigación social y prosocial, va a consistir en analizar proyectos educativos de colegios y universidades en una zona geográfica (local, regional) o bien comparando tipos de colegios, o estudiando la evolución de los perfiles de alumnado en una sola institución educativa, para valorar en qué medida dichos proyectos contemplan una Identidad Cosmopolita Global en el perfil del alumno/a del siglo XXI, mediante la técnica de investigación del análisis de contenido.

El año 2016 tuve la ocasión de acompañar un proyecto internacional educativo basado en el concepto de Identidad Cosmopolita Global. Conocido también en los ámbitos educativos con el nombre de Ciudadanía Cosmopolita, Ciudadanía Global, o incluso más recientemente Inteligencia Global, en otros ámbitos y propuestas, pero referidos a la misma preocupación por educar personas que sepan combinar con inteligencia, audacia y humanismo en sus vidas la pertenencia a una cultura y territorio local concreto, con la necesaria pertenencia universal a un proyecto humanista global, del que forman parte otros diferentes, pero todos iguales en dignidad y en derechos. 

Yo propuse con criterio científico-social justificado, y sigo proponiendo en la actualidad, que la clave de este proceso hay que buscarla en la construcción de los procesos identitarios, que por otro lado son también el origen de los conflictos inter-culturales  e intra-culturales actuales. Por hacer una referencia actual: si profundizamos un poco en el conflicto del asalto al capitolio de EE.UU. el día 6 de enero de 2021, en el fondo de los asaltantes late un tipo de “Identidad Supremacista Nacional”, todo lo contrario de una Identidad Cosmopolita Global.

Este proyecto, que con el tiempo se ha ido consolidando y en la actualidad tiene bastantes referencias en publicaciones, investigaciones y propuestas pedagógicas, nació en el contexto del proyecto educativo Compañía de María y su red de centros educativos y educativo-sociales en todo el mundo, canalizado desde su Fundación Internacional de Solidaridad Compañía de María (FISC). Pero nació con carácter e intención global más allá de la propia red de centros Compañía de María, por ello se publicó en 2016 un libro de todo el proyecto en editorial PPC, del grupo editorial SM (España) bajo el título “Identidad Cosmopolita Global: un nuevo paradigma educativo-social para un mundo nuevo”. 

Dicho libro, que tuve el privilegio de coordinar, tiene, además de mi propuesta, una serie de aportaciones de un importante elenco de expertas y expertos internacionales en varios aspectos claves necesarios para implementar con calidad y eficacia este gran proyecto. Todo esto lo cuento para ilustrar que un marco como el que vamos a utilizar en esta investigación, no nace de la nada, sino que nace de un largo, ancho y profundo proceso intelectual y experiencial.

En una primera investigación documental a fondo de su proyecto educativo universal o global, conceptualicé las que llamé “Cuatro dimensiones o llaves de la Identidad Cosmopolita Global”, que van a configurar el marco de investigación de esta propuesta en un determinado entorno local. Dichas dimensiones están formadas por 4 pares de conceptos-palabras. Y cada pareja de palabras es necesariamente indisoluble, siendo sinérgicas ambas entre sí, se realimentan mutuamente. Vamos a conocerlas con detalle para saber qué es lo que tenemos que observar en nuestra investigación:

Inclusividad-Diversidad: frente a la uniformidad y la homogeneidad incoherente, optamos por la diversidad constructiva y coherente, pero una diversidad inclusiva en la que todos tienen cabida y derecho a ser reconocidos y aceptados como tal. Esta diversidad se halla presente no sólo en lo cultural, sino también en los modos de aprendizaje e inteligencias así como en la diferente disponibilidad de bienes y oportunidades.

Solidaridad-Justicia: optamos por un tipo de solidaridad que tiene como horizonte de sentido y realización la justicia, conscientes de que no todas las formas de solidaridad están animadas y orientadas por la justicia. La solidaridad es el camino, los proyectos, las actividades, mientras que la justicia debe ser la brújula y el horizonte hacia el que caminan las formas de la solidaridad.

Historicidad-Utopía: la utopía de otro mundo posible realizado por mujeres y hombres nuevos, que desarrollan al máximo sus talentos, no para el propio beneficio o ventaja, sino para ponerlos al servicio de los demás, no se entiende sin una línea de tiempo histórica (pasado – presente – futuro), sin un proceso evolutivo propio de las etapas educativas. La vivencia del tiempo y su programación, en lo físico y lo existencial, es clave para comprender y realizar las utopías: somos personas e instituciones con una fuerte dimensión histórica y temporal que nos define y nos proyecta hacia delante, hacia horizontes de mejora.

Reflexividad-Identidad: la identidad, tanto en lo individual como en lo colectivo, se construye mediante procesos reflexivos en los que entran en juego los valores humanos como criterios de discernimiento y toma de decisiones. Optamos hoy por una identidad global y cosmopolita, frente a una identidad fragmentada y parcelada, de corto alcance en lo personal y en lo socio-cultural. Los procesos de reflexividad del yo, como elementos clarificadores de la identidad, precisan de acompañamiento ontológico, discernimiento y desarrollo de cierta dimensión espiritual.

Conocido ya el marco o las lentes desde las que vamos a investigar la realidad social, el objetivo de esta investigación va a consistir, como ya anunciaba al comienzo,  en analizar proyectos educativos de colegios y universidades para valorar en qué medida dichos proyectos contemplan una Identidad Cosmopolita Global en el perfil del alumno/a del siglo XXI. La investigación podemos hacerla a través de las propias páginas web de dichos centros educativos, donde generalmente suelen estar publicados los proyectos educativos de forma resumida, o incluso en su totalidad.

Para realizar el análisis de contenido de los proyectos en la zona o muestra seleccionada, necesitamos una herramienta de evaluación-chequeo con unos conceptos e indicadores a modo de variables clave en cada una de las 4 dimensiones de la Identidad Cosmopolita Global, para determinar en qué medida están presentes o no en los perfiles de alumnos/as de dichos proyectos educativos. Dado que la técnica rigurosa del análisis de contenido es compleja y requiere mucho tiempo de procesamiento, optaremos por una herramienta de chequeo sencilla e intuitiva, formada por una serie de indicadores de observación documental, que tras una lectura atenta de cada proyecto educativo, por pequeños equipos de trabajo, en concreto el apartado referido a perfil del alumno/a, nos permitan evaluarlo con nuestro cuestionario de observación documental. 

Propongo el siguiente cuestionario de chequeo post-lectura, en el que vamos a identificar las referencias a una serie de ítems de Identidad Cosmopolita Global (ICG), tres representativos de cada dimensión, si bien podríamos añadir más si lo consideramos oportuno en nuestra investigación. La escala utilizada será una combinación de la frecuencia con la que aparecen las referencias (dimensión cuantitativa) con la fuerza y énfasis que se le da a las mismas (dimensión cualitativa) mediante resaltados de texto, letras mayúsculas o negritas, así como narrativas emocionales y enfatizadas con frases y pensamientos célebres:

1 = ninguna representación

2 = escasa representación

3 = representación media

4 = bastante representación

5 = representación alta y central.

Tras la lectura del perfil de alumno/a del centro educativo/a X (nombre del centro educativo), valorar en qué medida los siguientes indicadores están representados en dicho perfil:


Es importante subrayar que los perfiles de alumnado de los centros educativos hacen referencia a muchos aspectos relacionados con valores, inteligencias, capacidades, logro personal, etc., y que lo que nosotros vamos a analizar no puede llevarnos al error de concluir que un colegio sea mejor o peor por el hecho de contemplar más o menos la Identidad Cosmopolita Global (ICG) o Ciudadanía Global en sus intenciones y acentos educativos. El resultado de nuestra investigación únicamente medirá la importancia que se le da a la ICG como competencia clave hoy en los perfiles de alumnado de los centros educativos que analicemos, al menos desde mi consideración y la de muchas personas e intelectuales convencidos de la necesidad de construir un mundo más fraterno, humanista y solidario, habida cuenta de la alta fragmentación y división existente, que no hace bien a nadie y está en la base de muchas injusticias y problemas locales y globales.

Podremos ver qué dimensiones de la ICG son las más olvidadas o debilitadas, y desde esa evidencia, hacer propuestas a las diferentes autoridades educativas, desde el convencimiento basado en que la educación media y universitaria son claves para construir una Ciudadanía Cosmopolita y Global, un mundo mejor para todos.

Inteligencia Emocional al Volante: un libro muy útil, práctico y sencillo para conductoras y conductores

Llevo  varios años pensando en este sencillo libro y manual, que ya está disponible en Amazon y, por fin, logré escribirlo. Lo he hecho por varias razones y por varias pasiones. La principal de ellas consiste en ayudar a prevenir y disminuir el número de accidentes en las carreteras, a contribuir en la creación de un parque móvil más colaborativo y prosocial, en el que disfrutemos más y nos relacionemos mejor unos con otros.

La segunda razón es porque me apasiona el mundo de la psicología y la sociología, a los que me dedico profesionalmente, y también me gusta el mundo del motor, los coches, incluso me gusta hacer yo mismo algunas sencillas reparaciones y mantenimientos (sin meterme en camisa de once varas, por supuesto, me considero sólo aprendiz de taller aquí), ir al desguace, pasear por la campa, en fin, es un mundillo que, desde pequeño, cuando me regalaban un coche de juguete, que entonces llamábamos “teledirigido” (¡hoy ya son de verdad!), a la media hora ya lo había desmontado para conocer sus mecanismos internos y comprender su funcionamiento: siempre me entusiasmó, era lo que más me gustaba, montar y desmontar piezas y volver a montarlas de otra manera, y así pasaba las horas. 

Ahora hago más o menos lo mismo con los mecanismos sociales y psicológicos: he llegado a conocer cómo funcionamos los seres humanos, nuestra mecánica emocional, nuestras pasiones y combustibles internos, para ayudar a la gente a poner sus vidas a punto, a hacer mejores viajes hacia los otros y por el mundo, a reparar algunas piezas del yo que no van bien del todo o están desgastadas, algunas realidades rotas y fragmentadas.

Si tuviera que definir este libro en una frase, sería algo así como un tratado de mecánica emocional básica para todo tipo de personas y conductores/as. Si además eres aficionado/a al motor, taxista, conductor/a de autobús, conductor/a de logística, profesor/a de autoescuela, mecánico/a, creo que te va a ayudar mucho, y lo vas a comprender muy bien porque los ejemplos que pongo te suenan mucho: proceso de matriculación emocional, tacómetro emocional, ITV emocional, ajustar el paralelo emocional, sistema de refrigeración mental, la batería emocional, chapa y pintura emocional. Es decir, vas a comprender muchas cosas de psicología básica desde otros conceptos y conocimientos que ya tienes, y esta metáfora te va a ayudar, y mucho, no sólo en la carretera, sino en tu vida en general.

Como experto en pedagogía y aprendizaje experiencial y competencial, siempre me ha funcionado muy bien el lenguaje metafórico, porque se fija mejor en la mente, no se olvida y permite aplicar mejor los conocimientos a la vida y realidad de cada cual. Y la metáfora de la inteligencia emocional desde el mundo del motor es la más adecuada para aprender y entrenar dicha inteligencia emocional en conductores y conductoras.

Creo que hay una necesidad real y urgente de formación y entrenamiento de la Inteligencia Emocional en la conducción, sigo sin comprender cómo no es asignatura obligatoria en las autoescuelas, y también en los procesos de re-educación de la conducción tras las sanciones graves que conllevan la pérdida de los puntos del carnet. Cualquiera que sea conductor/a se da cuenta de ello, no sólo de vez en cuando, sino “todos los días y en cada viaje o desplazamiento” te encuentras con conductores/as que han cedido el mando de sus vehículos a sus emociones (lo cuento en el capítulo 2), es decir, que están poniendo en riesgo sus vidas y las de los demás, y además ¡no lo saben! Y siempre pienso: ¡Si leyeran este libro o asistiesen a un curso sobre Inteligencia Emocional al Volante, cómo cambiaría su forma de conducir!

Las investigaciones recientes y crecientes desde los últimos 5 años, acerca de la Inteligencia Emocional y su papel clave en la conducción segura (cuando se tiene bien desarrollada, claro), ponen de manifiesto la necesidad de tomarse esta dimensión mucho más en serio. Hay dos tipos de seguridad al volante:

  1. La seguridad extrínseca, que comprende la fiabilidad del automóvil, el mantenimiento y diseño de las carreteras, los dispositivos de seguridad, las normas de tráfico, los controles y sanciones, etc.
  2. La seguridad intrínseca del conductor/a, que comprende su sistema psico-biológico, sus reflejos, atención, estado de salud de sus sentidos principales, como la vista y el oído, su personalidad-estilo de conducción (proactivo o reactivo, lo comento en el libro). Y también la propia gestión adecuada de las emociones en la conducción: es aquí donde entra mi propuesta, porque además este es uno de los factores que más accidentes causa cuando el sistema emocional del conductor no está bien configurado y programado. La buena noticia es que se puede aprender a gestionar mejor las emociones, no es un rasgo inmodificable del carácter, es una inteligencia que se puede programar (PNL), desarrollar y activar más en cada persona.

Y, ¿de qué habla este libro? Pues trata lo esencial de la Inteligencia Emocional, desde metáforas de automoción muy comprensibles para todo tipo de públicos. Incluso al lector/a entendido en inteligencia emocional, le aportará nuevos puntos de vista y comprensiones de la misma. Además incorpora un novedoso test de Inteligencia Emocional, llamado "La ITV o diagnosis emocional". Este es el índice del libro:

1. Matriculando lo que nos sucede

2. Nuestras seis compañeras de viaje

3. El tacómetro emocional

4. Ajustar el paralelo o alineación emocional

5. Las cuatro ruedas de la Inteligencia Emocional

6. El sentido de mi vida: motor de cuatro cilindros

7. Las cinco marchas del bienestar

8. Visibilidad y percepción social: gafas de conducir

9. La batería emocional: cargas y descargas

10. Refrigeración mental y ventilación emocional

11. El GPS de las emociones

12. Chapa y pintura emocional

13. Normas de tráfico emocional

Anexo 1: La ITV emocional

Anexo 2: Caso práctico “La Veloz”

Anexo 3: Juegos de Inteligencia Emocional para aprender en ruta

Hay muchas empresas y negocios vinculados al mundo del motor y la conducción, que tienen en su plantilla conductores y conductoras a los que vendría muy bien este libro, y/o el taller de formación o conferencia que imparto con el mismo como cuaderno didáctico. Siempre digo que el conductor de un vehículo de empresa es la imagen de la empresa: por muy bonito, rotulado y chulo que sea el vehículo, al final, su forma de conducir y su aspecto personal es la mejor (o peor) imagen de dicha empresa o gremio de logística, trasporte de viajeros, etc.

Insisto en mi principal deseo y objetivo con este libro: salvar vidas, contribuir a una conducción más humana, ecológica y generadora de más bienestar para todos. Por ello también voy a compartir una serie de vídeos formativos y divulgativos en mi canal de YouTube, de modo que el proyecto llegue lo más posible a más personas. Así mismo, ya tengo preparado un curso de "Capacitación de Formadores en Inteligencia Emocional al Volante" con una buena caja de herramientas metodológicas y dinámicas de grupo para facilitar la formación junto con el libro como material didáctico para el alumno/a.

Disponible en Amazon América AQUÍ: https://www.amazon.com/dp/B08S2P8HNY

Disponible en Amazon España AQUÍ: https://www.amazon.es/dp/B08S2P8HNY

César García-Rincón de Castro, enero de 2021.

¿Qué hemos aprendido de la pandemia por COVID19 en el año 2020?

Que el 2020 ha sido un año difícil, desconcertante e inesperado, es algo que nadie pone en duda. Que, como algunos dicen, es un año para olvidar o para borrar, yo tengo mis dudas. Cierto que sería mejor no haber tenido este problema, pero como ha ocurrido y ya no hay vuelta atrás, creo que lo más inteligente será desentrañar lo que nos ha podido dejar de enseñanzas, y también de oportunidades, este año 2020.

Transformar las adversidades en oportunidades de aprendizaje es quizás lo único razonable e inteligente que podemos hacer a estas alturas del 2020, y ya con el horizonte y la esperanza puesta en el 2021. Las vacunas serán parte de la solución, representan al conocimiento científico al servicio de la humanidad, pero no serán la única solución. En todo caso, siempre será mejor ser parte de la solución, allá donde estemos cada cual y desde lo que hagamos en el día a día, que ser parte del problema.

¿Qué hemos aprendido en este año difícil, devastador para muchas personas, desconcertante e incierto? Humildemente, desde mi experiencia, mis lecturas de la realidad, mis conocimientos, así como algunos parámetros psicosociales que me facilitan cierta perspectiva y prospectiva de futuro, creo que hemos aprendido 12 cosas importantes que pueden servir de orientación para enfocar mejor el 2021 a partir de las 12 campanadas y las 12 uvas (según la tradición española):

1. Hemos aprendido a cuidarnos más, entre nosotros, de los otros y del planeta, a valorar nuestra interdependencia social y ambiental, a ser menos egoístas y más solidarios y prosociales, a ponernos en camino hacia una sociedad de los cuidados en todos los ámbitos y sectores.

2. Hemos aprendido a valorar más y mejor a las personas que trabajan en los servicios básicos de cuidado y suministros esenciales, no sólo por su actitud y buen hacer puntual en los picos de desbordamiento, sino por la esencialidad de su trabajo, que requiere una revisión y reflexión social y política.

3. Hemos aprendido a limitarnos y confinarnos por el bien de todos, a demorar la gratificación inmediata y el impulso consumista, a diseñar y practicar un ocio y entretenimiento más seguro y salubre, a reflexionar sobre nuestro estilo de vida y ocio fuera del hogar.

4. Hemos aprendido a valorar la vivienda como hogar y lugar de convivencia donde pasar más tiempo, visibilizando las infraviviendas, las construcciones inadecuadas, reflexionando sobre un estilo residencial más humanizado, un espacio y diseño urbano más digno y garante de las necesidades de salud y bienestar.

5. Hemos aprendido a valorar más lo rural como alternativa de vida y trabajo, acrecentado por el teletrabajo, la formación on-line y en general por las mejores condiciones que ofrece para el distanciamiento social y el confinamiento.

6. Hemos aprendido que la alta movilidad y alta concentración de personas, además de deteriorar el medio ambiente, también multiplica la transmisión de enfermedades, por lo que es necesaria una distribución de espacios sociales de convivencia más racional, así como replantearse la necesidad real de muchos desplazamientos y viajes.

7. Hemos aprendido a vivir más despacio, a pararnos, pasear, montar más en bicicleta, hacer más ejercicio físico, comer más en casa, llevar un estilo de vida más saludable en general al percibir con más claridad y serenidad lo realmente importante para una vida buena y plena, de lo que no lo es tanto o es más accesorio.

8. Hemos aprendido a trabajar, aprender, consumir o hacer una consulta médica de forma virtual, que sin ser un sustituto de la experiencia presencial, se ha mostrado como una herramienta eficaz que nos lleva a modelos híbridos de trabajo, estudio, consumo y cuidado.

9. Hemos aprendido a improvisar y ser más flexibles y creativos ante la incertidumbre de los confinamientos locales, o las posibles cadenas de contagio en las que pudiéramos estar involucrados, tomándonos con más filosofía y menos estrés el hecho de no poder hacer algo que ya estaba programado, previendo un plan B u otras alternativas.

10. Hemos aprendido que la fragmentación económica, política, social, científica se muestra absolutamente ineficaz ante situaciones de emergencia socio-sanitaria que requieren una alta coordinación, cooperación, autoabastecimiento esencial y unidad de acción.

11. Hemos aprendido a valorar más la vida y su sentido, especialmente a nuestros mayores y las personas más vulnerables de la sociedad, reflexionando sobre las condiciones de vida de los que están solos y los que están en centros residenciales, y desde esa reflexión poder diseñar alternativas más arraigadas y humanizadoras.

12. Hemos aprendido a valorar más el cuidado en el final de la vida, la importancia del acompañamiento, del bienestar psicológico, médico y espiritual, reflexionado sobre la muerte digna y el sentido de ésta como parte de la vida.

Bien, son mis opiniones y percepciones, seguro que habrá muchos más aprendizajes, y eso es muy bueno y positivo. Seguro también que más de una persona, cuando vaya leyendo estas ideas, habrá pensado que en realidad no hemos aprendido nada. Yo creo que la mayoría sí hemos aprendido, pero, como pasa en otras ocasiones y experiencias, los que no aprenden / no quieren aprender / no les importa el otro, son muchos menos, pero hacen mucho más ruido mediático. Yo, que soy optimista por naturaleza, que, sin negar la realidad dura y difícil, prefiero enfocarme en fortalezas y posibilidades, creo y quiero creer que algo hemos aprendido, y que 2021 será un año lleno de oportunidades para poner en valor esos aprendizajes.

¡Feliz y Próspero Año 2021!

César García-Rincón de Castro (2020).

10 hábitos para un año 2021 feliz y productivo: herramientas de coaching

Os comparto esta selección de mis dinámicas y metáforas, con enlaces a sus vídeos explicativos, en forma de 10 hábitos para un 2021 feliz y productivo. Para los que os dedicáis a formación y coaching, tal vez podéis armar un buen taller para entrenar estos 10 hábitos en el comienzo de año y tras un año 2020 difícil, complejo e inesperado. ¡Mucho éxito!

1. Reserva mesa en el restaurante de los sueños y deseos. En este restaurante lo que hacen es alimentar tus mejores deseos, pero no con la pirámide de los alimentos, sino con la Pirámide de Maslow, porque como bien dijo Abraham Maslow, nuestros deseos no son otra cosa que la verbalización consciente de nuestras necesidades profundas, y en la cocina de dicho restaurante se pondrán manos a la obra para hacer realidad nuestros sueños… https://youtu.be/cRsDwpLv4KI

2. Rescata algún tesoro de tu interior, practica la arqueología intrapersonal: dentro de nosotros hay un sin fin de tesoros, capacidades y habilidades que utilizamos con éxito en algún momento y nos pueden volver a servir hoy si las rescatamos, sólo tenemos que ser arqueólogos de nuestra interioridad… https://youtu.be/1Ma8z48JO40

3. Pon tu talento en la bandeja del servicio y ofrécelo a los demás. El talento de cada cual, y todos tenemos varios, tiene sentido cuando se pone en valor para los demás, para la sociedad. Si te lo guardas con un tesoro, no sólo se oxidará, sino que además no servirá para nada. La bandeja del servicio pone nuestro talento en bandeja para otros, y eso genera mucho valor y mucho retorno también… https://youtu.be/DCC3ppgi9J4

4. Entrena bien a tu recepcionista interior. Nuestro mundo interior es como un hotel o morada, y esto no es nada nuevo, ya lo decía Santa Teresa en la metáfora del “Castillo Interior”. Pues bien, resulta que hay recepcionistas de esa morada que dejan pasar todo lo que quiere entrar (coleguitas), otros que no dejan pasar nada ni a nadie (vigilantes) y otros muy bien entrenados que dejan pasar lo que nos ayuda, y despiden amablemente a lo que nos puede hacer daño… https://youtu.be/4_Xvkvm8kYc

5. Utiliza tu imán de la influencia: el polo atractivo y el polo proactivo. Todos somos influencers  si tomamos conciencia de nuestro imán de la influencia y potenciamos las habilidades y capacidades de sus dos polos: el de atraer y el de impulsar. Influir no es sólo mover a la acción a otros, también atraer hacia algo o alguien… https://youtu.be/81tS475gFo8

6. Haz limpieza y pon un poco de orden en tu trastero emocional. Nuestro mundo interior se nos va llenando de imágenes y experiencias de todo tipo. Pero no todas aportan valor para siempre, hay algunas que conviene reciclarlas, otras que conviene conservarlas pero sabiendo dónde están y ordenándolas para que las encontremos cuando las necesitemos, y otras que tiene más sentido si las regalamos. Reciclar, conservar y regalar son tres buenos criterios para ordenar el trastero, ¿no crees?... https://youtu.be/rIjWdXzk-6c

7. Ponte las gafas de ver el mundo bonito. Dicen que no vemos las cosas como son, sino como somos… Bueno, yo más bien creo que como queremos verlas o como sabemos verlas. Si sólo nos han enseñado a ver el lado negativo de las cosas, nos perderemos muchas cosas buenas de la vida. Las gafas de ver el mundo bonito tienen dos cristales: el realista y el optimista, y ambas visiones nos hacen ver la vida en varias dimensiones, con ambos hemisferios cerebrales… https://youtu.be/49Xk0G03MqI

8. Comparte tus claves de acceso interpersonal en las relaciones humanas. Si realmente quieres establecer buenas interacciones y buena comunicación en tu trabajo, con tu pareja, en tu vida en general, ¿por qué no compartes tus claves de acceso interpersonal? Muchas relaciones se atascan, se calientan o se quedan fuera de cobertura porque desconocemos las claves preferidas de acceso del otro y porque no hemos compartido las nuestras… https://youtu.be/OLFVO4W8XCQ

9. Ajusta tu remo de las tareas en los proyectos que decidas embarcarte: todo remo tiene una pala y un palo. La pala simboliza el contenido de la tarea, y el palo es la palanca que permite moverla, que simboliza nuestra motivación y la fe que ponemos en lo que hacemos. Pala y palo se necesitan mutuamente para seguir avanzando… https://youtu.be/dFPMk1WHZwM

10. Haz tus compras con la cesta verde. La compra se puede hacer con muchos tipos de cestas. Hay una cesta roja de las emociones, con la que compramos experiencias intensas, hay una cesta blanca con la que compramos “marcas blancas” más baratas, pero no por ello más ecológicas, hay una cesta amarilla con la que compramos lo que nos dicen que compremos los influencers de la prensa amarilla, hay una cesta azul de las compras racionales, incluso hay una cesta negra para las compras ilegales o del mercado negro. Pero hay una cesta verde que es la de la justicia y la solidaridad, la que cambia el mundo… https://youtu.be/qkVjX2csmQM

© César García-Rincón de Castro (2021)

Cinco claves para fracasar con los des-propósitos de Año Nuevo

Acercándonos ya al final de año, es normal que por estas fechas, quien más y quien menos, empiece a pensar en algún propósito u objetivo importante que lograr. Y si no lo piensa, se topará con alguna noticia, como este post, que le recordará que el Año Nuevo es un buen momento para iniciar algún cambio o mejora en la propia vida, y tal vez en las vidas de los otros. Bueno, este año me propongo contarlo al revés, como lo hizo la policía de Seattle a los padres y madres de familia con su famoso decálogo “Cómo hacer de su hijo un delincuente”, para tratar de frenar la ola de violencia y marginalidad que poco a poco se apoderaba de la juventud de entonces, y realmente funcionó muy bien, como muestra Malcolm Gladwell en “The Tipping Point”, tras el fracaso previo de contarlo en plan decálogo normativo acerca de cómo ser un buen ciudadano. Siempre cito este ejemplo como innovación utilizando la ruta del ingenio (de mi modelo de creatividad llamado las Rutas del Ingenio) del pensamiento inverso (pensar al revés).

Bien, pues aquí comparto estas Cinco Claves para Fracasar con tus Des-Propósitos de Año Nuevo, por si pueden hacernos pensar (a mí el primero) a más de una persona. Lo del Año Nuevo es puramente circunstancial, estas claves pueden ser utilizadas para cualquier reunión o evento en el que toque reflexionar sobre nuestros propósitos en cualquier momento del año:

1. No te conformes con un solo propósito, ponte muchos, total, ya puestos ¿Vamos a por todas, no? Vivimos en la era de la abundancia y estamos acostumbrados a tener de todo y enseguida, y más que el vecino: esto también vale para los propósitos, porque como se suele afirmar ¡soñar es gratis! Así, cuando vayas abandonando tus propósitos uno a uno por inalcanzables e inabarcables, siempre pensarás que al menos alguno de ellos sí que lo lograrás, aunque hayas desperdiciado tiempo y dinero en tratar de lograr los demás. Y cuando te quieras dar cuenta, ya estás otra vez a final de año pensado en nuevos propósitos: ¡qué poético es volver a empezar!

2. Consulta con fuentes fiables y solventes para seleccionar tus propósitos, tales como el tarot, el horóscopo, las cartas astrales, y no te olvides de los famosos y famosas, sí, nadie como ellos sabe lo que necesitas en realidad, y son gente que todos debemos imitar, al menos eso nos dicen las marcas que los patrocinan. También tienes un amplio elenco de YouTubers e influencers con dilatadas carreras y experiencias profesionales en el campo del coaching y las pseudoterapias con abundantes consejos e ideas que darte: los que más suscriptores tienen son los mejores, porque como decíamos en el punto 1, lo importante es la cantidad. No se te ocurra consultar contigo mismo/a y tu sentido de la vida, aquello que realmente te apasiona, tus valores y principios, porque eso es filosofía barata dicen algunos, eso está más cerca de un auténtico propósito. No leas el libro “El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl, ¿Qué se puede esperar de la vida? de Javier Urra, ni títulos similares que pueden hacerte perder la magia y la emoción del propósito.

3. Los propósitos son personales e intransferibles, sólo para ti y nadie más, cada cual que se busque y se ponga los suyos. No pienses en los demás, ni en los que tienes más cerca, ni en la sociedad, ni en los que lo pasan peor, los propósitos son individuales, no grupales ni compartidos. No confundamos el propósito personal con el compromiso social y los valores humanos, porque no es lo mismo. Y por supuesto, no se te ocurra pensar en ser tú el hacedor o valedor del propósito de otros, porque eso supondría que tu propósito es “Ser Voluntario/a” para empezar a cambiar el mundo, y eso ya son palabras mayores. A ver, ¿Has visto alguna reunión de vecinos en la que en el orden del día se ponen de acuerdo para definir un "Propósito compartido" de esta nuestra comunidad? ¿A que no? En esas reuniones cada cual va a lo suyo: su terraza, su puerta, su trastero, su aire acondicionado. Como dice un amigo mío sacerdote redentorista, el P. Olegario: "El mundo va muy mal porque cada uno va a lo suyo, menos yo, que voy a lo mío".

4. Desconfía de los propósitos concretos y pequeños, realizables y evaluables paso a paso, eso es de gente blanda y poco capaz, de gente poco soñadora y poco atrevida. Hay que soñar a lo grande, visualizarse triunfante, “porque yo lo valgo”, y cosas parecidas. Nada de mantras de medias tintas tipo “un poquito hoy, otro poquito mañana…”, no, mejor mantras de gente grande tipo “yo soy el/la mejor”, “voy a demostrar a todo el mundo…” (aunque a la mayoría del mundo le traiga sin cuidado lo que quieres demostrar…). Lo importante es visualizarse habiendo alcanzado la meta, como nos dicen los grandes deportistas, crear ese recuerdo del futuro para que tire de nosotros hacia delante, y eso por sí solo, soñando esa grandeza, es suficiente para que el día a día nos lleve a esa meta: es una cuestión de intuición, energía positiva y, sobre todo, de dejar fluir en nosotros al yo que se eleva por encima del demiurgo, y otras formulaciones tan inspiradoras como incomprensibles. Eso de planificar, esfuerzo, compromiso, perseverancia, suena a valores caducos que hoy ya no se llevan.

5. En todo comienzo de año, lo mejor es “borrón y cuenta nueva”, porque todo lo anterior ya suena caduco y viejo, pasado de moda: lo mismo ocurre con los propósitos. Es posible que algunos propósitos del año pasado sigan en marcha e incluso estén bastante avanzados, pero eso ya no importa: hay que hacer algo nuevo, ser un hombre/mujer nuevo, nuevas experiencias, probar cosas nuevas, desprenderse de lo antiguo: ¿Una nueva relación tal vez? Noche Vieja, con su magia y sus destellos, es el momento ideal para conocer al hombre/mujer de tu vida. En definitiva, el propósito es cuestión de “todo o nada”, porque es muy incómodo vivir con proyectos a medias, verdades a medias, cosas acabadas a medias, certezas a medias (dudas existenciales, la esencia de la espiritualidad), y no digamos “propósitos a medias”. Entonces si el año pasado empezaste a tocar la guitarra, y a final de año ves que todavía no tocas como Eric Clapton, el año próximo lo que toca es aprender a cantar como Nia, la ganadora de OT España 2020, porque además, si ella lo ha logrado en 3 meses en la academia de OT (no investigues su recorrido anterior ni las razones biológicas de esa pedazo de voz y ese flow que tiene, porque entonces generarás creencias limitantes hacia tu persona) yo también puedo ¡porque yo lo valgo!

César García-Rincón de Castro (2020)

Aprendo en Casa: Recursos Educativos Infantiles para tu ESCUELA ON-LINE

En los enlaces siguientes comparto una serie de recursos on-line útiles para profesorado de Educación Infantil y Primaria. La mayoría de ellos ya se están utilizando desde hace tiempo en centros educativos de todo el mundo, y ahora, durante la pandemia del COVID-19 he podido observar, entre otras cosas por las consultas de docentes de todo el mundo que he tenido con respecto a varios de los materiales, cómo ha aumentado considerablemente el uso de los mismos, al estar los niños/as confinados en sus casas, lo que me ha hecho pensar más en su utilidad para esta situación, así como en hacer esta difusión por si pueden ayudar a más educadores/as.

Mi Pequeño Diccionario Emocional. Son 16 emociones / sentimientos básicos explicados en vídeos breves, y con la posibilidad de jugar con un dado y compartir estos sentimientos en grupo.
Playlist YouTube:
Emoticantos. Canciones Infantiles para educar la Inteligencia Emocional en la Infancia (www.emoticantos.es). Todos los populares Emoticantos en una playlist, desde los del inicio hasta los más actuales de Marina y los Emoticantos. 
Playlist YouTube:

EmotiCampus. Se trata de 9 vídeo-clases breves grabadas hace 4 años en las que César García-Rincón canta los Emoticantos con Marina y Jaime (los cantantes infantiles del proyecto) y además los va comentando con ellos, haciéndoles preguntas, razonando, comentando cosas importantes sobre educación emocional, etc. Muy interesantes para que las vean los niños/as, como episodios breves de 12-15 minutos, grabados como si fuera un programa infantil de televisión.
Playlist YouTube:
https://www.youtube.com/playlist?list=PL0WhxVqpKsyGGeJPS1BcCgE6Xf1nw3DMe

Los Neurojuegos. Son actividades lúdicas diseñadas para estimular las competencias cognitivas básicas (pensamiento causal, consecuencial, proyectivo, asociativo, creativo y empático) y las inteligencias múltiples. El hilo conductor son Los 5 Neurotectos del Pensamiento (César Gª-Rincón) y están dirigidas a educadores en general (padres, madres, profesorado, monitores/as, etc.) tanto en ámbito formal como no formal. Además pueden hacerse en contexto de aprendizaje virtual además de presencial.
Más información:
https://www.cocinandoaprendizajes.org/2020/05/los-neurojuegos-estimulacion-de.html

Eticantos. Se trata de 15 retahílas sencillas para educar en principios éticos básicos. Forman parte del proyecto de Ética Social para Niñas y Niños. El libro didáctico está disponible en Amazon. En los vídeos explico cómo se tocan con la guitarra, el aprendizaje de la música y los gestos que hay que hacer mientras se cantan.
Playlist YouTube:

Dilemas Morales. Vídeos didácticos locutados y con fondo musical, con los 15 dilemas morales narrados, uno por cada vídeo, y con preguntas clave al final de los mismos. Forman parte también del proyecto de Ética Social para Niñas y Niños. Interesantes para que los vean los niños/as y luego respondan a las preguntas finales, bien por videoconferencia, por classroom virtual o mediante tarea escrita.
Playlist YouTube:

Rutinas de pensamiento prosocial. Con la ayuda de Los 5 Neurotectos del Pensamiento, cuya teoría o marco relacionado con las competencias cognitivas básicas puede consultarse (http://neurotectos.blogspot.com/), se trata de entrenar en los niños/as estas rutinas o competencias cognitivas en vídeos sobre valores humanos y sociales. Para trabajar estos vídeos con los njiños/as, es importante seguir estas instrucciones: VER INSTRUCCIONES.
Playlist YouTube:

Bienestar y Salud Infantil básica. Esta serie de vídeos, en la que también nos ayudan Los 5 Neurotectos del Pensamiento, trata los temas básicos para prevención de accidentes y salud infantil. Como los 5 Neurotectos hacen preguntas, da pie para luego charlar o hacer tarea sobre estas preguntas. Conviene antes presentarles a Los 5 Neurotectos y de qué se encarga cada uno: una buena forma de hacerlo es con las CANCIONES DE LOS NEUROTECTOS.
Playlist Youtube:

Educación Vial básica. El proyecto Suelas y Ruedas de Educación Vial o de Tránsito para niños/as, contiene 5 canciones en 5 vídeos didácticos, muy utilizados también en centros educativos. El proyecto puede consultarse aquí: https://www.prosocialia.org/2013/01/suelas-y-ruedas-seguridad-vial-basica.html
Playlist YouTube:

Aprendo a pensar cantando. Las rutinas de pensamiento más actuales y conocidas, como causas y consecuencias, veo-pienso-me pregunto, comparo y contrasto, etc., explicadas en sencillos vídeos y cada una con su canción, realizados con VideoScribe.
Playlist Youtube:

Educantares: canciones infantiles pedagógicas. El proyecto Educantares, lleva ya 10 años creando canciones para educar valores humanos, emociones, ayudar a niños/as a dormir mejor, a relajarse, a motivarse, a valorar la Constitución de su país, etc., etc. Todas las canciones están en las plataformas musicales como Spotify, Amazon Music, TikTok, Youtube. No tienes más que buscar por el nombre del artista: César García-Rincón de Castro, y te aparecen todas. En Amazon tienes disponibles los tres cuadernos con las letras, partituras e introducciones didácticas de todas las canciones con acordes (Educantares I, II y III). También las tienes disponibles, y sus vídeos didácticos, en la web www.educantares.org Si tocas la guitarra, tienes los tutoriales para guitarra de todas mis canciones infantiles en este canal de YouTube: https://www.youtube.com/user/ClaveSOLidaridad/videos

Conferencias y seminarios virtuales en tiempos de COVID19: el modelo y estilo pedagógico César García-Rincón de Castro.

La pandemia global generada por el COVID19 ha cambiado el modo de hacer formación, y desde mi experiencia actual, como ponente en varios webinar y conferencias en este tiempo de confinamiento, todo parece indicar que este formato ha venido a quedarse más allá de la pandemia: nos hemos dado cuenta que funciona, y además es más barato porque tiene menos gastos asociados. No va a sustituir a la formación presencial, pero sí que va a complementarla y a convivir con ella. En mi caso, he asumido el nuevo formato digital, pero manteniendo el mismo espíritu didáctico y la misma calidad, así como la investigación y exploración de nuevos productos originales y didácticos.

Como YouTuber experimentado, con un canal que se acerca a los 100.000 suscriptores, he de decir que el confinamiento me pilló con "los deberes y la inversión hecha", lo que me ha permitido utilizar los medios tecnológicos que tengo a mi alcance (webcam alta calidad, micrófonos y estudio profesional, croma-key con posibilidad de poner fondo corporativo del cliente en la conferencia, etc.), así como el despacho/estudio insonorizado, para aportar productos comunicativos de alta calidad profesional desde mi expertise, alta calidad didáctica desde mis herramientas y metáforas únicas, y también buenas herramientas digitales, a lo que hay que sumar el instrumento de mi propia voz personal y profesional (entrenada desde las herramientas del canto) que siempre gusta y es alabada por mis clientes.

Mi propuesta siempre es escribir el guión de la ponencia antes, para que se ajuste a tiempo y esté a gusto del cliente, y a partir del mismo, grabar un vídeo interpretando el guión de la ponencia delante de la cámara. Con ello ganamos en calidad de imagen, audio y, al final, calidad comunicativa, evitando los posibles cortes o problemas de señal. El cliente gana un vídeo de calidad para su videoteca formativa, o cursos formativos, además de la misma ponencia escrita, para otros soportes formativos. Yo como ponente, estoy en directo al comienzo para presentar, luego se lanza el vídeo, y tras el vídeo vuelvo al directo para atender preguntas, dudas o comentarios.


El Cuidado como Actitud para afianzar la Salud y Seguridad en el Trabajo

En colaboración con LudoPrevención (Perú), he creado este taller y modelo para afianzar la Salud y Seguridad en el Trabajo (en España conocido como Seguridad e Higiene en el Trabajo y Prevención de Riesgos Laborales) que tiene tres fortalezas o pilares:

1. Capacitamos y empoderamos al equipo de SST en la empresa para crear su propio instrumento de medida y educación de la actitud adecuada hacia la SST, como garante de un cumplimiento y observación autónoma de las normas de salud y seguridad.

2. Facilitamos un proceso de consultoría interna en SST autogenerada y autogestionada, que los responsables de SST desarrollan y construyen como algo propio y no ajeno que viene de otro contexto, con las dificultades propias de encajarlo, muchas veces con calzador, en la propia realidad y cultura corporativa. Todo ello genera responsabilidad y motivación para su puesta en práctica en los responsables de SST.

3. Consideramos de forma innovadora el constructo de “actitud” hacia el cuidado en SST, hasta ahora ausente en las propuestas e investigaciones sobre SST, considerada como un principio ético. Aunque algunas publicaciones hablan de actitudes, ninguna de las que hemos consultado profundiza en serio en los perfiles actitudinales de los trabajadores y su relación con el cumplimiento de las normas e indicadores de SST.

El taller consiste en la creación de un instrumento sociológico de medida de una actitud concreta: la Ética del Cuidado en SST. Pretendemos que los participantes aprendan lo que es esta actitud, reflexionen sobre ella, y en ese proceso reflexivo clarifiquen dicha actitud y la describan con exactitud en su propio contexto de actuación, para poder medirla bien y socializarla adecuadamente tras dicha medida, creando una diversidad de productos comunicativos, como por ejemplo, un perfil del trabajador con una actitud positiva hacia la SST en nuestra empresa: ¿Qué piensa, qué siente y qué hace respecto del cuidado?

La actitud para enfocar el taller va a ser el CUIDADO tal y como lo entendemos hoy, relacionado con una cultura del cuidado, con el cuidado del medio ambiente, de la vida en general. Dicha actitud tiene además dos dimensiones: una dimensión individual que llamaremos AUTO-CUIDADO y una dimensión prosocial que llamaremos MUTUO-CUIDADO. En este sentido, podemos afirmar que el CUIDADO, en general, es una actitud ética, es una obligación ética de carácter humanista. 

El contexto actual de la pandemia por COVD19 nos ha mostrado que estas dos dimensiones, auto-cuidado y mutuo-cuidado, personal y prosocial, son esenciales para mantener la salud y seguridad en la empresa y más allá de la empresa, en la sociedad en general.

En el caso contextualizado de un taller de capacitación en Prevención de Riesgos Laborales o Salud y Seguridad en el Trabajo, el cuidado lo vamos a identificar como actitud clave para el éxito en el cumplimiento y observancia de las normas, procedimientos e instrumentos clave de SST.

Una actitud es un patrón básico de comportamiento que tenemos asumido mentalmente, como una ruta dentro de nuestros mapas mentales, que consiste en una secuencia lógica de PENSAR-SENTIR-HACER hacia algo o alguien. Las actitudes se refieren a una predisposición interna a reaccionar positiva o negativamente ante lo que se llama un “objeto de actitud”, que en nuestro caso será el CUIDADO en relación con la SST. Podríamos definirlas operativamente como estar de acuerdo con, sentir gusto por, estar a favor de, etc. Siempre con una carga valorativa importante: no hay actitudes neutras, estamos a favor o en contra del objeto de actitud. Detrás de muchos comportamientos imprudentes y de riesgo hay en realidad actitudes equivocadas o disfuncionales hacia el cuidado y todo lo que significa en el ámbito del trabajo.

Las actitudes tienen 3 componentes básicos, y los 3 se medirán en el instrumento creado en el taller, porque los tres describen la actitud que deseamos medir y educar. Algunas preguntas como estas nos ayudarán a identificar y crear los indicadores o ítems de nuestro propio test de medida de actitud hacia el cuidado:

1. Componente cognitivo: ¿Qué ideas, informaciones, opiniones y creencias son claves para generar una actitud positiva o “a favor de” el cuidado? Y también lo contrario: ¿Qué aspectos cognitivos están en la causa de las actitudes más negativas o que “no juegan a favor de” el cuidado?

2. Componente afectivo: ¿Cómo se sienten los trabajadores/as ante el hecho de las normas e instrumentos de SST? ¿Qué experiencias tienen hacia el CUIDADO de sí mismos y de los otros en general? ¿Cómo se sienten cuando se cuidan a sí mismos y entre ellos? ¿Y cuándo no se cuidan?

3. Componente psicomotriz o comportamental: ¿Qué comportamientos describen el cuidado dentro de la empresa a nivel general? ¿Cómo actúa una persona cuidadosa en todos los ámbitos? ¿Cómo se comporta una persona que se cuida y que cuida de los otros? ¿Cómo se comporta una persona descuidada y poco cuidadosa con los demás y con el entorno en la empresa?

La buena noticia es que las actitudes son educables, son modificables y una vez modificadas son relativamente estables y transferibles de unos ámbitos a otros. Esto implica que determinadas intervenciones o variaciones en cualquiera de sus tres componentes, o en los tres a la vez, pueden crear actitudes adecuadas y funcionales hacia el CUIDADO, y pueden modificar las actitudes inadecuadas o disfuncionales. 

Estas técnicas de modificación de actitudes pueden consistir en clarificar opiniones o creencias erróneas sobre el objeto de actitud, aportar nueva información que se desconocía y que hacen a una persona replantearse sus ideas y opiniones, tener experiencias emocionales positivas y empáticas en torno al cuidado propio y de los demás, relacionarse con grupos de personas que mantienen una actitud adecuada y funcional, aprender nuevas competencias y habilidades que modifican nuestro modo de pensar y de pensarnos, etc.

En este sentido, una función importante de las personas encargadas de fortalecer y facilitar las virtudes humanas en las organizaciones, y el cuidado como actitud lo es, consiste precisamente en crear actitudes positivas y velar por ellas, así como tratar de modificar las actitudes más negativas o inadecuadas con acciones de formación-información, discusión fundamentada de opiniones y creencias, investigación y medida periódica de actitudes clave, fomento de experiencias positivas con el objeto de actitud, o facilitación de las habilidades alineadas con la actitud. 

Todo ello fortalece algo que es el caballo de batalla de muchos programas y responsables de SST en las empresas: la deseable autonomía del trabajador ante el cuidado, de forma que no haga falta ponerle límites externos constantemente ni vigilar en exceso su cumplimiento, que como bien sabemos cuesta tiempo, dinero y salud emocional también.

Si estás interesado/a en este taller nos puedes contactar por estos medios:

Whatsapp: +51999302680

Web: www.ludoprevencion.com

Facebook: https://www.facebook.com/ludoprevencion/

LinkedIn: https://www.linkedin.com/company/ludoprevencion/

Twitter: @ludoprevencion

Las matriuskas del YO social: un modelo para mejorarnos en los contextos interpersonales

Ahora que estamos casi todos confinados en nuestras casas, y los que no lo están, tampoco gozan de la movilidad y la libertad de interacción social que teníamos hasta antes del COVID-19, puede ser un buen momento para reflexionar sobre nuestras interacciones sociales y mejorar las mismas cuando llegue el momento de salir a la escena social pública, a los intercambios diversos con muchas personas en todo tipo de situaciones. Para ello he creado un interesante modelo-metáfora que puede ayudarnos a mejorar nuestro logro interpersonal en unos casos, y en otros a identificar las causas que hacen que nos atasquemos en algunas interacciones, para ponerle remedio.

La metáfora de las capas del YO, representada en las matriuskas rusas, creo que es muy intuitiva, fácil de comprender y aplicar como método de autoayuda, o bien ayuda terapéutica para profesionales del coaching o la terapia. Se puede aplicar a todo tipo de situaciones de intercambio social: ventas, relaciones de pareja, familia, educación, ocio, es decir toda situación que, como decía el interaccionismo simbólico, suponga un intercambio de objetivos y necesidades personales e interpersonales.

Abraham Maslow, en su libro Motivación y Personalidad, insiste bastante en los beneficios del intercambio social como contexto satisfactor de nuestras necesidades de todo tipo: “estas necesidades básicas se pueden satisfacer en gran parte sólo por otros seres humanos y que, por tanto, la terapia debe tener lugar principalmente sobre una base interpersonal” (Maslow, 1954). Se refiere aquí Maslow a las terapias simples y breves, aquellas propias de los procesos educativos, de acompañamiento y coaching. Por tanto, planteo este modelo como una herramienta de mejora personal, tanto desde la autoayuda como desde la ayuda mediada por un psicólogo/a, educador/a, técnico o terapeuta.

Nuestras relaciones interpersonales, nuestro yo social en acción, puede ser entonces muy bien comprendido desde la metáfora de una matriuska con 5 capas. Vamos a verlo resumidamente en el cuadro siguiente desde la capa más externa a la más interior de nuestro yo, y luego explico con más detalle:

Capa
Representación
Significado
4
COMPORTAMIENTOS
Comportamiento externo y visible, tanto verbal como no verbal, y siempre en un contexto de interacción.
3
CAPACIDADES
Son nuestras habilidades y destrezas, tanto verbales como no verbales, que utilizamos como instrumentos de interacción para lograr nuestros objetivos de intercambio en las situaciones de interacción social.
2
ROLES
El rol está asociado al personaje que deseamos ser e interpretar (papel) en la situación de interacción. Estos roles pueden ser formales (por ej. cliente) e informales (por ej. qué tipo de cliente quiero yo ser / representar).
1
PENSAMIENTOS
Representan el equipaje cognitivo con el que vamos a la situación social y estamos en ella. No se trata tanto de conocimientos y teorías, cuanto de creencias y expectativas.
0
MOTIVACIONES
Son el origen de todo, y la parte más inconsciente: pocas veces reflexionamos sobre lo que nos mueve / necesitamos de verdad cuando nos dirigimos a una interacción social y participamos en ella.

Veamos con un poco más de detalle estas 5 capas del Yo social, dado que una buena comprensión de las mismas, con sus diferentes constructos y matices, nos ayudará mejor en la aplicación exitosa de esta herramienta.


Capa 4: COMPORTAMIENTOS. El comportamiento no se da en el vacío, siempre se da en un contexto que lo determina y donde puede evaluarse como eficaz / no eficaz, ajustado / no ajustado, etc., “en ese contexto”. Una persona muy eficaz en un lugar o contexto, puede no serlo en otro diferente, aún contando con las mismas capacidades sociales. La competencia y eficacia del desempeño comportamental vendrá determinada por las capas no visibles, como causas internas al sujeto, pero también por las circunstancias externas (la complejidad de la situación, los otros presentes en la misma y sus capacidades / identidades, los imprevistos, etc.). En esta capa, ofrece mucha más información la conducta no verbal que la conducta verbal: cómo andamos, con quién hablamos y con quién no hablamos, en qué lugar nos situamos, si tomamos la iniciativa o dejamos que la tomen otros, si llegamos puntuales o tarde, si nos vamos antes o nos quedamos hasta el final, etc.

Capa 3: CAPACIDADES. Cuanto más perfeccionadas y variadas sean, más posibilidad hay de logro de objetivos personales y compartidos. Nos ayudan en el control expresivo social, tanto de lo que deseamos mostrar a los demás, como de lo que deseamos ocultar. Las capacidades suelen estar alineadas con los roles (guiones sociales) que elegimos desempeñar en cada situación, y el grado de alineación ROL-CAPACIDAD es un indicador de éxito / logro. Las soft-skills o habilidades blandas, son importantes para configurar esta capa, que al ser inmediatamente la segunda, tras las conductas, transparenta bastante nuestra competencia social global ante los demás, y nos aporta esa seguridad personal y autoestima necesaria para el logro interpersonal. La formación y entrenamiento de estas capacidades y habilidades, nos ayudará siempre a dar forma socio-expresiva de modo eficaz a nuestros roles y, en definitiva, la expresión de nuestras necesidades, emociones, pensamientos y deseos ante los demás.

Capa 2: ROLES. Hay roles formales que prescriben nuestro comportamiento en cada situación, pero también hay de forma complementaria roles no formales que determinan (y transparentan) nuestra actitud y nuestros valores, así como nuestra identidad personal en la situación: esta distinción sociológica es esencial y clave para el éxito interpretativo en sociedad (tener claro mi papel y acomodarlo bien en la escena colectiva). Cada cual elige su “vestuario psicosocial” y físico en función de la identidad que desea representar y expresar ante los demás, eligiendo de los roles posibles en su atrezzo psicosocial. Hay personas con más “fondo de armario” psicosocial, que las hace más versátiles y flexibles, pero por otro lado tampoco conviene cambiar muy a menudo de rol, ya que nos pueden etiquetar de gente muy cambiante o “veleta”, con poca personalidad o criterio. Marcos psicosociales, como las variables dicotómicas o dicotomías del rol, que planteó en su día Talcott Parsons, pueden ayudarnos a comprender muchas situaciones y seleccionar mejor nuestro rol / actitud en las mismas. Otros más modernos, como los Seis Roles para Trabajar en Equipo, pueden ayudarnos a ser más eficaces en los equipos de trabajo. Modelos de interacción social basados en Estilos Sociales (patrones de interacción) como los Cuatro Animales de Compañía, también pueden ayudarnos a elegir / ajustar nuestro rol.

Capa 1: PENSAMIENTOS. Los pensamientos pertenecen a nuestro YO reflexivo, que elabora argumentos, predicciones, estrategias, acerca de las situaciones de interacción. Hay varios tipos de pensamientos: creencias, rutinas y patrones, positivos o negativos, etc., y ellos están en la base de nuestros sentimientos y nuestras actitudes previas a la situación social en la que vamos a participar. Los pensamientos adecuados, sostienen y generan emociones y actitudes adecuadas a la situación. La moderna ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso) recomienda tratar los pensamientos como algo “externo al sujeto”, desde una posición de observador disociado de los mismos, con el fin de saber manejarlos mejor y elegir en cada momento los que más nos ayudan. No se trata de sustituir los negativos por los positivos, sino más bien de aceptar los negativos, saber desprenderse de ellos (disociación cognitiva) y elegir cuáles nos acompañarán en cada interacción social, y cuáles dejaremos en casa.

Capa 0: MOTIVACIONES. Siempre que nos incorporamos a una situación de interacción social, participemos más o menos de ella, lo hacemos desde unos motivos, que a su vez están basados en unas necesidades (A. Maslow). Estas necesidades, que pueden ser de diversa índole (Jerarquía de Maslow) están detrás de nuestras motivaciones, y generalmente son inconscientes. Mi dinámica llamada "El Radar de las Emociones" puede ayudar a clarificar mucho esta capa esencial que está en el inicio del yo social. Se concretan en objetivos de interacción social, más o menos explícitos, más o menos formalizados. También hay una motivación de sentido (V. Frankl): interaccionamos con otros y con el mundo porque todo ello tiene un sentido para nosotros y nuestra vida. Pero es importante clarificar qué nos mueve y qué necesitamos, por ejemplo, antes de ir comprar (situación de interacción social por excelencia) para que dicha interacción sea un éxito siempre. Dada la relación estrecha entre motivaciones y emociones (ambas vienen de la misma raíz latina movere = nos mueven), aquí también habremos de tenerlas en cuenta, y en todas las capas, ya que la corriente emocional afecta y es afectada por los pensamientos, los roles que elegimos representar, así como matizando las capacidades comunicativas.

De modo que, a continuación, ofrezco unos consejos prácticos para lograr éxito psicosocial en nuestras interacciones cotidianas e importantes: subrayo importantes porque tampoco tiene sentido aplicar este modelo a todas las situaciones, sólo a aquellas realmente significativas o problemáticas para nosotros, con el fin de identificar la capa-problema e introducir los cambios oportunos. Dicho esto, puede ayudarnos a mejorar nuestras interacciones:
  1. Informarse previamente del contexto, sus características, datos, requerimientos y prescripciones normativas y de rol, etc.
  2. Valorar nuestras capacidades para desenvolvernos en dicho contexto, así como prever los posibles problemas y dificultades con que nos podemos encontrar.
  3. Elegir el rol más adecuado y su atrezzo (físico y psicosocial) a la situación, tanto formal (prescrito) como el no formal (actitud, estilo, identidad). Hacernos la pregunta: ¿Qué se espera de un buen/a (ROL: estudiante, candidato/a, participante, ponente, cliente, compañero/a…) en esta situación?
  4. Revisar nuestros pensamientos, tratando de identificar los que nos generan temores, los que pueden limitarnos (creencias limitantes), los que nos disuaden de no asistir, así como aquellos que nos ayudarán tanto antes como durante (mantras) la situación de interacción. Siguiendo los postulados del yo reflexivo de la ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso): aceptarlos todos (buenos y malos), saber disociarse de los pensamientos (escribiéndolos en un papel, por ejemplo) y elegir los que nos acompañarán en cada situación.
  5. Tomar conciencia de nuestras motivaciones y necesidades, clarificarlas, para saber realmente qué nos mueve en esa situación, o qué nos debe mover. Clarificar también la motivación principal que debe ser la que alimente todo el sistema, todas las capas. Como afirma Maslow (1954), las motivaciones generalmente son inconscientes, pero las verbalizamos en forma de deseos. Preguntarnos entonces: ¿Qué deseo YO realmente, que quiero, qué me mueve-apasiona? Esa clarificación es el inicio de todo, y puede funcionar como una corriente o hilo conductor que vaya atravesando y tejiendo todas las capas, para aportarnos la necesaria seguridad y convencimiento en la actuación final.
  6. Y algo muy importante: los contextos de interacción social, lo son también de interacción prosocial, es decir, que no se trata sólo de satisfacer nuestras necesidades, sino también de ayudar a otros a satisfacer sus necesidades, mediante nuestros roles adecuados, capacidades y comportamientos. No olvidemos que, la motivación más alta en la jerarquía de Maslow (realización personal) incluye los valores sociales de mejorar el mundo y nuestro entorno, dotar a nuestra vida de un sentido dejando una huella positiva en los demás, y poner nuestras capacidades al servicio de los otros.
El cuaderno didáctico de esta dinámica "Las Matriuskas del Yo Social" está disponible también en Amazon, con todo el material recortable (test incluido) para trabajarlo en aula con los participantes: https://www.amazon.es/dp/B087RGBTMQ

César García-Rincón de Castro (2020)
Blog inscrito en CEDRO (www.cedro.org)

CoronaVIRTUS: la Corona de las Virtudes. Un juego-dinámica para el desarrollo moral en la infancia.

Esta propuesta didáctica consiste en facilitar a los niños y niñas el logro personal de una Corona de 5 Virtudes, desde la simbología de lo que significa una coronación, así como el juego de palabras con el CoronaVirus (virus con forma de corona). La coronación canónica es uno de los ritos litúrgicos católicos, instituido en el siglo XVII e incorporado en el siglo XIX a la liturgia romana, usado para resaltar la devoción por una advocación mariana y consiste en la imposición de una corona o coronas al icono o imagen escogida. El origen de este rito se sitúa en el siglo XVI, cuando los hermanos capuchinos, como culminación de sus misiones evangelizadoras, recogían joyas como símbolo de conversión y desprendimiento que fundían para confeccionar con ellas una corona para la Virgen.

La Corona de las Virtudes, o CoronaVirtus, que proponemos, utilizará el mismo principio: esfuerzo, renuncia, autocontrol, desprendimiento, por estas joyas llamadas virtudes, que cristalizan en comportamientos éticos y, por tanto, valiosos. Cuando se logran todas las virtudes de la CoronaVirtus, entonces el niño/a queda coronado en una Fiesta Grande de tipo familiar o social, en la que además puede recibir algún tipo de obsequio o reconocimiento junto con la corona.

El juego de palabras con el CoronaVirus (COVID-19), por cuestión de actualidad, creo que le puede dar un valor añadido a la dinámica-ejercicio en un doble sentido: 1) Facilitando la atención hacia la misma por la similitud del nombre, y 2) Haciendo una lectura positiva y constructiva del problema (pandemia) con una dinámica que además sirve para solucionarlo desde las virtudes públicas ligadas al confinamiento, cuya etimología viene de “confinis” (vecino, que comparte un límite común) y significa ser capaces de compartir y respetar esos límites que nos auto-imponemos para solucionar un problema que nos toca a todos.

Conviene que tengamos claro qué es una virtud, para no confundirla con un valor, aunque tienen algunas cosas en común. La virtud, etimológicamente, viene del latín “virtus”, y virtus es la traducción latina de la palabra griega “areté”, que significa excelencia, una cualidad del carácter que hace excelente a una persona. Cuando se tiene más de una virtud, entonces hablamos de “aretai” como conjunto de cualidades que hacen especialmente excelente a una persona, que supera la tendencia a la mediocridad. De modo que las virtudes son cualidades que hacen excelentes a las personas. Dichas cualidades se concretan en “hábitos de perfección” de la persona, y por tanto la repetición y entrenamiento de esos hábitos es la vía para ir siendo mejores personas cada día. El objetivo de la CoronaVirtus es precisamente ese: un juego para entrenar (acompañar, mostrar, enseñar, valorar, modelar) esos hábitos de perfección asociados a cada virtud importante.

¿Cómo hacer la CoronaVirtus? Podemos reciclar una corona de cartón de las que dan a los niños en las fiestas de cumpleaños de las hamburgueserías o restaurantes, y la usaremos por el interior, que generalmente no está serigrafiado. Como estas coronas suelen tener 5 puntas, en cada una de las puntas de la corona escribiremos una virtud importante, y dividiremos la corona en 5 secciones o partes iguales (con líneas discontinuas con un rotulador, por ejemplo) de forma que cada semana, el niño/a deberá ser un embajador y ejemplo de esa virtud en su entorno familiar, escolar y social en general. Sus educadores (padres/madres, profesores, monitores…) serán los que, a partir de indicadores y comportamientos concretos de cada virtud valorarán si se ha logrado o no. En caso de no lograrse, se prolongará el entrenamiento de la virtud una semana más. Cuando se logre, entonces permitimos al niño/a pintar y colorear esa parte / sección de la corona, y pasa a entrenar la siguiente virtud, y así sucesivamente hasta las 5 semanas.

También podría hacerse un plan más breve, tal vez inicial o básico con niños/as más pequeños (5-6 años), en el que planteemos la consecución de la CoronaVirtus de Lunes a Viernes, trabajando cada día de la semana una virtud. En este caso propongo la siguiente rutina pedagógica para padres / educadores:
  1. INVESTIGACIÓN: investigar/buscar en sus cuentos un personaje que represente o exprese (ilustración) a la virtud de ese día, y uno que no la represente, que sea todo lo contrario. Personaje CON y personaje SIN. Mostrarlo y explicarlo a los padres.
  2. REFLEXIÓN: escribir en su cuaderno y luego explicar a sus padres / educadores tres ejemplos de consecuencias tres tareas cotidianas hechas CON y hechas SIN la virtud. Siguiendo esta lógica: "Cuando hago (tarea) CON (virtud) entonces ocurre que... Pero si hago (tarea) SIN (virtud) entonces ocurre que...". Enseñarlo a los padres/educadores y comentarlo con ellos.
  3. EXPRESIÓN: representar a sus padres/educadores la virtud contando una "breve historia" a partir de un guiñol con sus juguetes, o una "escena representada por los mismos" (colocados inmóviles en un espacio, como un cuadro).
De todos modos, desde www.cocinandoaprendizajes.org ofrecemos un diseño de CoronaVirtus gratuito para recortar y montar. La puedes obtener AQUÍ. Esta es la imagen del PDF de dos páginas que está en el enlace:



Es importante destacar que las virtudes son acumulativas, es decir, que en la semana 2, el niño/a, además de seguir siendo ejemplar en la virtud lograda la semana anterior, deberá serlo en la virtud a entrenar esa semana, y así sucesivamente. Veamos cuáles serán estas virtudes y en qué tipos de hábitos / comportamientos se concretarán. El cuadro de abajo contiene 8 virtudes (las 4 cardinales de Aristóteles, dos de las tres cristianas formuladas por Santo Tomás, y alguna más que nos aportó San Agustín) con el fin de que cada educador/a seleccione aquellas 5 que más le convenga trabajar con cada niño/a, y además también en el orden que considere más necesario para el niño/a (por ejemplo, si es un niño/a con poca templanza y autocontrol, parece lógico empezar por esta virtud y asegurarla, antes de trabajar las demás).

Pongo a la derecha del cuadro tres ejemplos de hábitos de perfeccionamiento en cada virtud, pero no es una lista cerrada, cada educador/a puede añadir y seleccionar (o adaptar la redacción) los que considere oportunos y convenientes en su contexto. En cualquier caso, es muy importante comunicar a los niños/as lo que esperamos de ellos, es decir, decirles claramente los comportamientos / hábitos que vamos a valorar en cada virtud cada semana: si no se los explicamos, no esperemos que ellos lo adivinen; en educación no hay que dar por hecho que el niño/a “debería saberlo”, es un error y una limitación.

Virtudes
Definición
Ejemplos  hábitos  de perfeccionamiento
JUSTICIA
Capacidad para valorar y obrar según una ética de los intercambios: dar y recibir, derechos y deberes (conmutativa), ayudar más al que más lo necesita (social), saber repartir de forma justa (distributiva) y cuidar la Tierra (universal).
· Dar las gracias cuando le sirven, servir él también.
· Ayudar especialmente al más pequeño, sobrecargado/a, débil, enfermo/a, etc.
· Compartir cosas, espacios y tiempo con todos.
FORTALEZA
Capacidad de enfrentarse a la adversidad, a los problemas, a las situaciones difíciles, de ser resilientes, adaptativos y flexibles en lugar de inflexibles e intolerables con los cambios.
· Adaptarse a los cambios de organización, horarios, etc.
· Apoyarse en los demás ante situaciones difíciles, pedir ayuda.
· Cultivar el buen humor y la creatividad.
TEMPLANZA
Capacidad de autocontrol y autodominio emocional, sabiendo frenarse y pararse a tiempo, manejando el estrés y los conflictos con diálogo y paciencia, usando herramientas útiles para ello.
· Utilizar estrategias de control emocional: contar hasta diez, respirar, relajarse…
· Escuchar más antes de hablar cuando discutimos o tenemos un conflicto.
· Expresar la ira y el enfado con actividades artísticas: música, pintar, bailar…
PRUDENCIA
Capacidad de anticipar consecuencias, de pensar antes de actuar, de prevenir y no ser temerarios, de tomar decisiones valorando diversas opciones y consultando.
· Conocer y utilizar las normas de seguridad y prevención de riesgos y cuidar de la salud.
· Conocer y utilizar especialmente la conducta para evitar contagiarse y contagiar el COVID-19.
· Llevar una vida saludable: actividad física, comida saludable y variada, etc.
HUMILDAD
Capacidad de reconocer nuestras habilidades y dones, poniéndolos al servicio de otros sin soberbia ni superioridad, sin vanagloriarnos de ello, reconociendo y valorando también en los otros sus cualidades y logros, así como nuestras limitaciones y puntos de mejora.
· Aceptar las propias limitaciones con realismo y espíritu de mejora.
· Valorar las cualidades y logros de los demás, aunque sean mejores que las nuestras.
· Evitar jactarse y vanagloriarse con sentimiento de superioridad ante los demás aunque realmente se sea muy bueno en algo.
PERSEVERANCIA
Es la capacidad de permanecer fieles a nuestros compromisos, a nuestro papel o rol en la relación con los demás, así como el cultivo progresivo de nuestros dones y cualidades, sabiendo afrontar las invitaciones y tentaciones egoístas y cómodas que llevan al abandono de las tareas.
· Cumplir los horarios y tareas escolares en casa.
· Mantener las rutinas de actividades y tareas de desarrollo personal (artísticas, deportivas…).
· Identificar las tentaciones e invitaciones al abandono de nuestras tareas de desarrollo y crecimiento.
ESPERANZA
Capacidad de esperar el bien, el mejor resultado posible, de forma activa, trabajando y colaborando por que así suceda, confiando en que los demás harán todo lo que puedan por lograr el mayor bien para todos, y otorgándoles nuestra confianza.
· Confiar en los demás ante situaciones de incertidumbre: padres, médicos, profesores, compañeros/as.
· Depositar confianza y esperanza en otros, diciendo “confío en ti”.
· Apoyar y animar a las personas que trabajan por aquello que esperamos se resuelva (P.Ej. el aplauso a los sanitarios).
CARIDAD
Capacidad de amar a los demás, de ayudarles sin esperar nada a cambio, sin exigir ni pedir alguna contraprestación por ello, de perdonar a los demás sin llevar cuenta de ello y sin condenar.
· Llamar a los familiares o amigos que más lo necesiten.
· Ayudar en el hogar o colegio sin esperar premio o reconocimiento.
· Ayudar con iniciativa, antes de que nos lo pidan, estando pendientes de lo que se necesite.

César García-Rincón de Castro (2020) - Blog inscrito en CEDRO (www.cedro.org)