Ir al contenido principal

10 Dinámicas para motivarnos en el Año Nuevo

El inicio de todo año siempre es un buen momento para replantearnos nuestras metas, proyectos y propósitos personales. Pero no basta sólo con ello, además hay que comprometerse con dichos propósitos y proyectos, y para ello es esencial encontrar la fuerza y la motivación necesaria, tanto para ese impulso inicial que nos ponga en el buen camino deseado, como para seguir andando a pesar las dificultades que puedan surgir.

Llevamos ya dos años de pandemia por COVID 19, con sus avances y sus retrocesos, pero en una panorámica todo parece indicar que hemos avanzado y seguiremos avanzando en la lucha contra este virus, a pesar de los picos de contagios. Con todo y con eso, creo que necesitamos buenas dosis, no sólo de vacunas frente al COVID19, sino también de vitaminas de motivación y de vacunas frente a los virus y agentes desmotivadores. Aquí va mi blíster de 10 píldoras de Motivacina. En cada apartado incluyo un enlace al vídeo explicativo de cada dinámica:

1. Seis preguntas para motivarnos.

Se trata de una dinámica basada en PNL, en concreto propone un proceso de preguntas progresivas a través de los 6 niveles o estratos de la Pirámide de Niveles Neurológicos de Robert Dilts y G. Bateson, desde el nivel más externo hasta el más interno o director de los otros niveles. En cada uno de los niveles se trabaja un proceso:

1. En qué nivel estamos
2. Fuente de motivación de este nivel
3. Pregunta exploradora
4. Pregunta motivadora


2. El remo de las tareas.

Una de mis metáforas favoritas que he facilitado en infinidad de cursos y proyectos de desarrollo personal y profesional. Se trata de considerar una tarea desde dos dimensiones o componentes básicos: la palanca o pértiga de la motivación y la fuerza, así como la pala del contenido concreto de la tarea. De tal forma que para poder remar y trabajar motivados necesitamos tener bien ajustado en cada remo o tarea su palanca de fuerza y su pala o contenido de la tarea adecuado.


3. Mente descafeinada, natural o torrefacta.

Desde la metáfora de una cafetera, reflexionamos acerca de cómo influyen nuestros pensamientos y creencias en lo que hacemos, actuando como filtros entre lo que tenemos que hacer y el resultado de lo que hacemos en realidad. Todo ello hay que verlo en un contexto de tareas concretas. La metáfora es como un sistema que tiene tres procesos o dimensiones:

1. El contexto y sus tareas concretas.
2. El filtro de nuestros pensamientos y creencias: descafeinados, naturales o torrefactos.
3. El resultado final o mezcla de la tarea con el filtro mental, y el servicio que da o aporta a los demás.


4. Explora, cocina y entrena.

Usando tres sombreros básicos que podemos aplicar a cualquier tarea o profesión, la dinámica propone usarlos como un proceso creativo y motivador a la hora de desarrollar un proyecto de trabajo:

1. El sombrero de explorar nos ayuda a situarnos y andar el mapa o campo que necesitamos de conocimientos, competencias, etc., así como diseñar las rutas mejores.
2. El sombrero de cocina nos ayuda a crear e innovar, hacer cosas nuevas, lograr buenas recetas usando todas las inteligencias que tengamos, resolviendo problemas y creando productos desde nuestra masa madre.
3. El sombrero de entrenar es el del hacer, el de pasar a la acción concreta en el campo de juego de nuestro proyecto. Y para ello, como los buenos entrenadores y equipos, necesitamos tener buenas rutinas y jugadas, así como bien entrenadas las habilidades y competencias necesarias.


5. Las carreras de la vida.

Una buena metáfora a partir de lo que supone correr una carrera en una pista de atletismo, y situar en la misma el momento de salida, el momento de carrera y el momento de llegada a la meta. La vida está llena de carreras, de proyectos y propósitos, y veremos que en algunos de ellos nos quedamos siempre enganchados en la salida, otros los iniciamos, pero abandonamos antes de terminar, y otros los logramos llegando a la meta.

Se trata de compartir entre todos los participantes experiencias de los tres tipos (intenciones que se quedan en la línea de salida, carreras que se abandonan sin terminar y proyectos concluidos con éxito) y de ese modo encontrar claves de éxito y de solución para lo que nos propongamos en adelante, bien de modo individual o de modo compartido.


6. Las gafas de ver el mundo bonito.

Una de mis preferidas, y además tiene canción incluida que se canta en muchos colegios del mundo. Se trata de diseñar esas gafas que tienen dos cristales o miradas básicas: la mirada realista del hemisferio izquierdo y la mirada soñadora y utópica del hemisferio derecho. Sin perder el sentido de realidad, las gafas tienen un proceso de 6 pasos, andando por ambos hemisferios, que nos ayudará a motivarnos y lograr mejor nuestros sueños personales y colectivos.


7. El buen menú de la motivación en las tareas.

Otro de mis clásicos: se trata de un menú motivacional para aplicar a cualquier tarea o proyecto usando como ingredientes 10 claves extraídas de las principales teorías de enriquecimiento de las tareas a base de motivación intrínseca y trascendente. Seleccionamos con los participantes algunas tareas que nos cuesta hacer más, y con el menú delante las vamos nutriendo y enriqueciendo, hasta hacerlas más apetecibles y dotarlas de más sentido.


8. Las cinco gafas del cambio.

Toda motivación implica un cambio, cambios en el modo de hacer las cosas, intercambios positivos, pero no todos los cambios producen el mismo impacto ni la misma fuerza motivacional. ¿Por qué gafas? Porque todo cambio implica un modo de ver las cosas, y desde ahí un modo de hacer las cosas.

Esta dinámica juega con la palabra cambio y así habla de las gafas del re-cambio, las gafas del happy-cambio, las gafas de hippie-cambio, las gafas del auto-cambio y las gafas del inter-cambio. Pongo el acento en estas últimas gafas del inter-cambio como una gran fuente motivacional y de cambios realmente transformadores y exitosos.


9. La concha peregrina.

Basada en la experiencia del Camino de Santiago en España, y diseñada precisamente en una experiencia personal en el mismo, esta dinámica propone un proceso de 5 pasos o etapas para motivarnos reconectándonos con nuestra vida y sus situaciones y experiencias. Estas 5 etapas hacia una vida plena y feliz son: Conecta, Descubre, Saborea, Imagina y Acepta.  La propuesta está basada en varios principios de mindfulness y conciencia plena.


10. ¿Qué huella quieres dejar?

Una dinámica de sentido existencial, identificado en el concepto de huella, una huella que imprimiremos con nuestro pie o nuestro zapato en un mural o panel de huellas compartidas, que al final simbolizarán todo aquello que nos mueve o motiva, todo aquello por lo que merece la pena levantarse cada mañana y empezar cada día con ilusión renovada.

Nos ayuda a reflexionar sobre algunas huellas actuales, como la huella ecológica, la huella digital, la huella cultural o la huella emocional.


Entradas populares de este blog

Tres casos prácticos de motivación en el trabajo

Estuve trabajando 10 años en la Escuela Europea de Negocios, en la sede de Madrid, como profesor de la asignatura de Habilidades Sociales y Directivas . Tengo muy buenos recuerdos de aquella experiencia profesional, sobre todo de los alumnos/as, con algunos de ellos/as todavía mantengo contacto a través de Linkedin, y es gratificante ver cómo crecen profesionalmente. Siempre he sido bastante artesano pedagógico, sobre todo cuando no encontraba lo que necesitaba. En este tema, necesitaba algunos casos prácticos para aplicar los conocimientos de motivación de personas que, en este módulo, eran estos: 1. Motivación y realización personal. 2. Motivación y orientaciones interpersonales. 3. El compromiso laboral y la motivación intrínseca. 4. Motivación y rendimiento: teoría de las expectativas. 5. Los enemigos del compromiso y la motivación. 6. Motivación y zonas de comodidad. 7. Bibliografía utilizada. Los conocimientos aportados en el dossier de 30 pági

Un innovador test y un juego para aprender a ser más felices

Llevaba tiempo detrás de hacer una dinámica en la que trabajemos uno de los temas que más nos importan: la capacidad de ser más felices y hacer felices a otros. Y aquí está, después de estudiar y leer a varios expertos en felicidad. En todos ellos he encontrado referencias a los factores de felicidad y a los factores de infelicidad , ya que ambos puntos de vista nos ayudan a enfocar mejor este asunto clave y vital. El primer criterio de validez de un test o herramienta de investigación, es que esté fundamentado en un buen marco conceptual. El marco de factores de felicidad / infelicidad, inspirado en Bertrand Russell (La conquista de la Felicidad, 1930) y completado con propuestas de otros autores como Javier Urra, Jorge Bucay, Elsa Punset, Anthony de Mello o Carlos Hernández, me parece muy interesante para medir dicha felicidad y potenciarla como un "desprenderse de" (reactiva) y como un "comprometerse a" (proactiva). He podido ver varios test de felicidad de es

CoronaVIRTUS: la Corona de las Virtudes. Un juego-dinámica para el desarrollo moral en la infancia.

Esta propuesta didáctica consiste en facilitar a los niños y niñas el logro personal de una Corona de 5 Virtudes , desde la simbología de lo que significa una coronación, así como el juego de palabras con el CoronaVirus (virus con forma de corona). La coronación canónica es uno de los ritos litúrgicos católicos, instituido en el siglo XVII e incorporado en el siglo XIX a la liturgia romana, usado para resaltar la devoción por una advocación mariana y consiste en la imposición de una corona o coronas al icono o imagen escogida. El origen de este rito se sitúa en el siglo XVI, cuando los hermanos capuchinos, como culminación de sus misiones evangelizadoras, recogían joyas como símbolo de conversión y desprendimiento que fundían para confeccionar con ellas una corona para la Virgen. La Corona de las Virtudes, o CoronaVirtus , que proponemos, utilizará el mismo principio: esfuerzo, renuncia, autocontrol, desprendimiento, por estas joyas llamadas virtudes , que cristalizan en compo

Dinámicas, juegos y recursos para educar en la solidaridad y la prosocialidad: reflexiones sobre el terreno formativo.

Uno de los talleres que más he facilitado a lo largo de mi experiencia profesional es, sin duda, el de dinámicas y juegos para educar en la solidaridad, valores, desarrollo humano, etc. Todo lo que yo denomino "Educación Prosocial" ha tenido, tiene y tendrá diversos nombres y formatos, pero en esencia los contenidos pedagógicos siguen siendo y serán los mismos: marcos de referencia psicosociales esenciales y troncales diría yo, para una buena construcción humanista de la persona. Universidad de Andorra (curso ONGD Cooperand), FADE Murcia (proyecto de formación del voluntariado Talante Solidario), ONG ServiRD (República Dominicana), directivos y responsables de pastoral de Escuela Teresiana (curso de Experto Universitario), Asociación para la Solidaridad (curso de formación de Voluntariado), Jóvenes y Desarrollo (taller profesorado colegio Salesianos Atocha), y Conferencia Marista Española (curso educadores en la Solidaridad) son varias de las entidades con las que he t

Pensar fuera de la jaula: nuevo libro de dinámicas y ejercicios para liberar las potencialidades humanas

El pensador social Max Weber (1864 – 1920) nos dejó, entre muchas grandes ideas, la metáfora de la Jaula de Hierro como esa representación de la burocracia y del racionalismo occidental, que poco a poco fue apoderándose de las personas y de las instituciones sociales, hasta el punto de convertirse en una invisible fuente de poder y autoridad que desbanca a los liderazgos basados en el carisma o la tradición. Como consecuencia de la creciente racionalización de las estructuras y de las políticas de la vida cotidiana, va surgiendo una importante pérdida de autonomía personal, control propio de las propias decisiones, flexibilidad psicológica y resiliencia, así como incapacidad para encontrar nuevas y mejores soluciones a los problemas de todo tipo, también los psicosociales, porque la racionalización hace ya tiempo que dicta y prescribe las terapias.  Del mismo modo, la racionalización progresiva se ha ido apoderando, por ejemplo, de la educación y los procesos de aprendizaje: escuelas