Ir al contenido principal

Una brújula ética para llegar a la Cuidad de la Paz

La Ciudad de la Paz, representa ese anhelado lugar de convivencia pacífica, solidaria, humana y diversa, es un sueño en realidad compartido por muchos. Caminar hacia ella requiere una brújula moral, una guía que nos oriente en el camino hacia la construcción de una sociedad basada en valores fundamentales. Esta brújula tiene cuatro puntos cardinales esenciales que representan claves para construir la Ciudad de la Paz: Conversar, Perdonar, Desarmar y Trabajar.
 
CONVERSAR.

La primera clave para llegar a la Ciudad de la Paz es aprender a conversar. La comunicación efectiva es la base del entendimiento mutuo. Necesitamos abrir espacios de diálogo donde podamos escucharnos unos a otros, entender perspectivas diferentes y construir un relato compartido. La diversidad de pensamientos y experiencias es riqueza, y al conversar, podemos tejer los hilos que unen nuestras historias individuales en un tapiz de comprensión colectiva. Conversar no es debatir, no es tratar de con-vencer o vencer a otros desde nuestros planteamientos. Más que debates, y entrenamiento en el debate, deberíamos fomentar auténticos círculos de conversación, educar en el arte de conversar.

PERDONAR.

El perdón es una herramienta clave en el viaje hacia la paz. Reconocer nuestros propios errores y ser capaces de perdonar los errores ajenos nos libera del peso del resentimiento y nos permite avanzar. La Ciudad de la Paz no puede construirse sobre cimientos de rencor y venganza. El perdón es una manifestación de la empatía y la compasión, elementos esenciales para forjar lazos más fuertes y duraderos entre las personas. Cuando hablamos de perdón, nos referimos tanto a perdonar a los demás, como a ser perdonados por los demás, e incluso a perdonarnos a nosotros mismos nuestros errores y faltas, ya que muchas veces el peor dictador y juez es el que llevamos dentro. Con razón, la psicología moderna (terapia ACT de aceptación y compromiso) promueve los procesos de aceptación de la propia realidad problemática y auto-compasión como un paso clave en la recuperación y el restablecimiento del equilibrio psicosocial.

DESARMAR.

No me refiero sólo al desarme físico y bélico, que también es objetivo de todo proceso de paz geopolítico, y la historia lo ha demostrado. Pero se nos vende, no pocas veces, el binomio libertad & seguridad como fundamento del orden, la paz y la justicia, y no es del todo cierto, al menos no lo es como fundamento de la libertad. Lo fundamental y deseable es una seguridad intrínseca, que nace de la actitud ética y responsable de cada cual, lo cierto y edificable-educable es, deber ser, el binomio libertad & responsabilidad, como dos pedales esenciales para avanzar. La auténtica libertad de las personas y los pueblos no puede basarse únicamente en un límite extrínseco (la seguridad), sino, y sobre todo, en un límite intrínseco, en el propio freno moral de cada persona, en una ética de la integridad y la responsabilidad personal y social, que nace de dentro, no que se impone desde fuera.  Para caminar hacia la Ciudad de la Paz, debemos desarmarnos mental e intelectualmente. Esto implica desmontar las barreras y trincheras de prejuicios y estereotipos que nos separan. Debemos cuestionar nuestras propias creencias y estar dispuestos a considerar otras perspectivas. La mente abierta y flexible es una herramienta fundamental en la construcción de puentes que conecten a personas con diferentes formas de pensar y vivir.

TRABAJAR.

La paz no es sólo un destino final, sino también un proceso continuo que requiere esfuerzo constante, camino día a día. Trabajar en solidaridad y por la justicia es el motor que impulsa nuestro viaje hacia la Ciudad de la Paz. La equidad como horizonte y la colaboración como camino, dibujan senderos viables hacia una sociedad más justa y pacífica. Las acciones concretas, más allá de las palabras, son las que transforman el sueño en realidad, son las que lo hacen posible y visible en nuestras pequeñas y grandes vidas, son ese escudo de valores humanos y cultura de paz que en el devenir histórico mantendrá a la humanidad al salvo del instinto de destrucción de unos pocos. Trabajar desde la educación por facilitar en las personas una trascendencia creativa de sus vidas, para evitar que opten por una trascendencia de la destrucción: nos dijo hace tiempo el pensador humanista Erich Fromm, que todo ser humano necesita trascender su vida (encontrar un sentido a la misma, un propósito personal), y que lo normal es hacerlo mediante la creación (crear vida, trabajar y producir, creatividad artística…), pero, y aquí advierte, cuando una persona no puede trascender creando, lo hace destruyendo, poniéndose por encima de la vida y sometiéndola. Bien, pienso en muchos dictadores y gobernantes actuales que declaran todo tipo de guerras, y entran claramente en esta dinámica infeliz y enferma de trascendencia destructiva de sus vidas y las de los demás.

En definitiva, llegar a la Ciudad de la Paz, como lugar en que ser y convivir humana y fraternalmente, implica un compromiso personal y  colectivo con estos cuatro puntos cardinales. CONVERSAR para buscar un relato compartido, PERDONAR para liberarnos del pasado doloroso y resignificar el presente, DESARMAR nuestras mentes y razonamientos para abrazar la diversidad y TRABAJAR juntos para construir un futuro más justo y pacífico. En cada interacción diaria, en cada elección que hagamos teniendo presente esta brújula, nos acercamos un paso más a esa utopía de convivencia armoniosa que todos anhelamos.

Puedes trabajar esta reflexión y brújula de la paz conjuntamente con mi canción y vídeo-lyrics “Para llegar a Ciudad de la Paz”, en Youtube.

Entradas populares de este blog

Tres casos prácticos de motivación en el trabajo

Estuve trabajando 10 años en la Escuela Europea de Negocios, en la sede de Madrid, como profesor de la asignatura de Habilidades Sociales y Directivas . Tengo muy buenos recuerdos de aquella experiencia profesional, sobre todo de los alumnos/as, con algunos de ellos/as todavía mantengo contacto a través de Linkedin, y es gratificante ver cómo crecen profesionalmente. Siempre he sido bastante artesano pedagógico, sobre todo cuando no encontraba lo que necesitaba. En este tema, necesitaba algunos casos prácticos para aplicar los conocimientos de motivación de personas que, en este módulo, eran estos: 1. Motivación y realización personal. 2. Motivación y orientaciones interpersonales. 3. El compromiso laboral y la motivación intrínseca. 4. Motivación y rendimiento: teoría de las expectativas. 5. Los enemigos del compromiso y la motivación. 6. Motivación y zonas de comodidad. 7. Bibliografía utilizada. Los conocimientos aportados en el dossier de 30 pági

Un innovador test y un juego para aprender a ser más felices

Llevaba tiempo detrás de hacer una dinámica en la que trabajemos uno de los temas que más nos importan: la capacidad de ser más felices y hacer felices a otros. Y aquí está, después de estudiar y leer a varios expertos en felicidad. En todos ellos he encontrado referencias a los factores de felicidad y a los factores de infelicidad , ya que ambos puntos de vista nos ayudan a enfocar mejor este asunto clave y vital. El primer criterio de validez de un test o herramienta de investigación, es que esté fundamentado en un buen marco conceptual. El marco de factores de felicidad / infelicidad, inspirado en Bertrand Russell (La conquista de la Felicidad, 1930) y completado con propuestas de otros autores como Javier Urra, Jorge Bucay, Elsa Punset, Anthony de Mello o Carlos Hernández, me parece muy interesante para medir dicha felicidad y potenciarla como un "desprenderse de" (reactiva) y como un "comprometerse a" (proactiva). He podido ver varios test de felicidad de es

Dinámicas, juegos y recursos para educar en la solidaridad y la prosocialidad: reflexiones sobre el terreno formativo.

Uno de los talleres que más he facilitado a lo largo de mi experiencia profesional es, sin duda, el de dinámicas y juegos para educar en la solidaridad, valores, desarrollo humano, etc. Todo lo que yo denomino "Educación Prosocial" ha tenido, tiene y tendrá diversos nombres y formatos, pero en esencia los contenidos pedagógicos siguen siendo y serán los mismos: marcos de referencia psicosociales esenciales y troncales diría yo, para una buena construcción humanista de la persona. Universidad de Andorra (curso ONGD Cooperand), FADE Murcia (proyecto de formación del voluntariado Talante Solidario), ONG ServiRD (República Dominicana), directivos y responsables de pastoral de Escuela Teresiana (curso de Experto Universitario), Asociación para la Solidaridad (curso de formación de Voluntariado), Jóvenes y Desarrollo (taller profesorado colegio Salesianos Atocha), y Conferencia Marista Española (curso educadores en la Solidaridad) son varias de las entidades con las que he t

CoronaVIRTUS: la Corona de las Virtudes. Un juego-dinámica para el desarrollo moral en la infancia.

Esta propuesta didáctica consiste en facilitar a los niños y niñas el logro personal de una Corona de 5 Virtudes , desde la simbología de lo que significa una coronación, así como el juego de palabras con el CoronaVirus (virus con forma de corona). La coronación canónica es uno de los ritos litúrgicos católicos, instituido en el siglo XVII e incorporado en el siglo XIX a la liturgia romana, usado para resaltar la devoción por una advocación mariana y consiste en la imposición de una corona o coronas al icono o imagen escogida. El origen de este rito se sitúa en el siglo XVI, cuando los hermanos capuchinos, como culminación de sus misiones evangelizadoras, recogían joyas como símbolo de conversión y desprendimiento que fundían para confeccionar con ellas una corona para la Virgen. La Corona de las Virtudes, o CoronaVirtus , que proponemos, utilizará el mismo principio: esfuerzo, renuncia, autocontrol, desprendimiento, por estas joyas llamadas virtudes , que cristalizan en compo

El credo docente: una reflexión y herramienta necesaria para los claustros en cada curso académico

¿Por qué un credo docente o pedagógico? Sencillamente, porque es mucho más que unos rasgos o cualidades: las personas al final actuamos según lo que creemos . Si yo como educador no creo en esto que pongo aquí, si muestro dudas o manifiesto otras creencias que tal vez pueden ser erróneas o incongruentes entre ellas, debería reflexionar sobre ello y clarificar quién soy, qué hago aquí y qué quiero hacer. No me refiero aquí a creencias religiosas, sino a creencias psicológicas profundas que determinan nuestro modo de hacer, de decidir, de seleccionar, de evaluar, de implicarnos, como está de sobra demostrado por varias investigaciones. Un consejo: sería un buen ejercicio, inspirados en este credo que os comparto (que es producto de mi experiencia formativa en muchos y varios proyectos formativos en los últimos años) que cada claustro o equipo docente, o formador/a, haga su propio credo y se comprometan, con algún tipo de acto simbólico, a estar inspirados por el mismo, revisánd