Ir al contenido principal

¿Qué hemos aprendido de la pandemia por COVID19 en el año 2020?

Que el 2020 ha sido un año difícil, desconcertante e inesperado, es algo que nadie pone en duda. Que, como algunos dicen, es un año para olvidar o para borrar, yo tengo mis dudas. Cierto que sería mejor no haber tenido este problema, pero como ha ocurrido y ya no hay vuelta atrás, creo que lo más inteligente será desentrañar lo que nos ha podido dejar de enseñanzas, y también de oportunidades, este año 2020.

Transformar las adversidades en oportunidades de aprendizaje es quizás lo único razonable e inteligente que podemos hacer a estas alturas del 2020, y ya con el horizonte y la esperanza puesta en el 2021. Las vacunas serán parte de la solución, representan al conocimiento científico al servicio de la humanidad, pero no serán la única solución. En todo caso, siempre será mejor ser parte de la solución, allá donde estemos cada cual y desde lo que hagamos en el día a día, que ser parte del problema.

¿Qué hemos aprendido en este año difícil, devastador para muchas personas, desconcertante e incierto? Humildemente, desde mi experiencia, mis lecturas de la realidad, mis conocimientos, así como algunos parámetros psicosociales que me facilitan cierta perspectiva y prospectiva de futuro, creo que hemos aprendido 12 cosas importantes que pueden servir de orientación para enfocar mejor el 2021 a partir de las 12 campanadas y las 12 uvas (según la tradición española):

1. Hemos aprendido a cuidarnos más, entre nosotros, de los otros y del planeta, a valorar nuestra interdependencia social y ambiental, a ser menos egoístas y más solidarios y prosociales, a ponernos en camino hacia una sociedad de los cuidados en todos los ámbitos y sectores.

2. Hemos aprendido a valorar más y mejor a las personas que trabajan en los servicios básicos de cuidado y suministros esenciales, no sólo por su actitud y buen hacer puntual en los picos de desbordamiento, sino por la esencialidad de su trabajo, que requiere una revisión y reflexión social y política.

3. Hemos aprendido a limitarnos y confinarnos por el bien de todos, a demorar la gratificación inmediata y el impulso consumista, a diseñar y practicar un ocio y entretenimiento más seguro y salubre, a reflexionar sobre nuestro estilo de vida y ocio fuera del hogar.

4. Hemos aprendido a valorar la vivienda como hogar y lugar de convivencia donde pasar más tiempo, visibilizando las infraviviendas, las construcciones inadecuadas, reflexionando sobre un estilo residencial más humanizado, un espacio y diseño urbano más digno y garante de las necesidades de salud y bienestar.

5. Hemos aprendido a valorar más lo rural como alternativa de vida y trabajo, acrecentado por el teletrabajo, la formación on-line y en general por las mejores condiciones que ofrece para el distanciamiento social y el confinamiento.

6. Hemos aprendido que la alta movilidad y alta concentración de personas, además de deteriorar el medio ambiente, también multiplica la transmisión de enfermedades, por lo que es necesaria una distribución de espacios sociales de convivencia más racional, así como replantearse la necesidad real de muchos desplazamientos y viajes.

7. Hemos aprendido a vivir más despacio, a pararnos, pasear, montar más en bicicleta, hacer más ejercicio físico, comer más en casa, llevar un estilo de vida más saludable en general al percibir con más claridad y serenidad lo realmente importante para una vida buena y plena, de lo que no lo es tanto o es más accesorio.

8. Hemos aprendido a trabajar, aprender, consumir o hacer una consulta médica de forma virtual, que sin ser un sustituto de la experiencia presencial, se ha mostrado como una herramienta eficaz que nos lleva a modelos híbridos de trabajo, estudio, consumo y cuidado.

9. Hemos aprendido a improvisar y ser más flexibles y creativos ante la incertidumbre de los confinamientos locales, o las posibles cadenas de contagio en las que pudiéramos estar involucrados, tomándonos con más filosofía y menos estrés el hecho de no poder hacer algo que ya estaba programado, previendo un plan B u otras alternativas.

10. Hemos aprendido que la fragmentación económica, política, social, científica se muestra absolutamente ineficaz ante situaciones de emergencia socio-sanitaria que requieren una alta coordinación, cooperación, autoabastecimiento esencial y unidad de acción.

11. Hemos aprendido a valorar más la vida y su sentido, especialmente a nuestros mayores y las personas más vulnerables de la sociedad, reflexionando sobre las condiciones de vida de los que están solos y los que están en centros residenciales, y desde esa reflexión poder diseñar alternativas más arraigadas y humanizadoras.

12. Hemos aprendido a valorar más el cuidado en el final de la vida, la importancia del acompañamiento, del bienestar psicológico, médico y espiritual, reflexionado sobre la muerte digna y el sentido de ésta como parte de la vida.

Bien, son mis opiniones y percepciones, seguro que habrá muchos más aprendizajes, y eso es muy bueno y positivo. Seguro también que más de una persona, cuando vaya leyendo estas ideas, habrá pensado que en realidad no hemos aprendido nada. Yo creo que la mayoría sí hemos aprendido, pero, como pasa en otras ocasiones y experiencias, los que no aprenden / no quieren aprender / no les importa el otro, son muchos menos, pero hacen mucho más ruido mediático. Yo, que soy optimista por naturaleza, que, sin negar la realidad dura y difícil, prefiero enfocarme en fortalezas y posibilidades, creo y quiero creer que algo hemos aprendido, y que 2021 será un año lleno de oportunidades para poner en valor esos aprendizajes.

¡Feliz y Próspero Año 2021!

César García-Rincón de Castro (2020).

Entradas populares de este blog

Tres casos prácticos de motivación en el trabajo

Estuve trabajando 10 años en la Escuela Europea de Negocios, en la sede de Madrid, como profesor de la asignatura de Habilidades Sociales y Directivas . Tengo muy buenos recuerdos de aquella experiencia profesional, sobre todo de los alumnos/as, con algunos de ellos/as todavía mantengo contacto a través de Linkedin, y es gratificante ver cómo crecen profesionalmente. Siempre he sido bastante artesano pedagógico, sobre todo cuando no encontraba lo que necesitaba. En este tema, necesitaba algunos casos prácticos para aplicar los conocimientos de motivación de personas que, en este módulo, eran estos: 1. Motivación y realización personal. 2. Motivación y orientaciones interpersonales. 3. El compromiso laboral y la motivación intrínseca. 4. Motivación y rendimiento: teoría de las expectativas. 5. Los enemigos del compromiso y la motivación. 6. Motivación y zonas de comodidad. 7. Bibliografía utilizada. Los conocimientos aportados en el dossier de 30 pági

CoronaVIRTUS: la Corona de las Virtudes. Un juego-dinámica para el desarrollo moral en la infancia.

Esta propuesta didáctica consiste en facilitar a los niños y niñas el logro personal de una Corona de 5 Virtudes , desde la simbología de lo que significa una coronación, así como el juego de palabras con el CoronaVirus (virus con forma de corona). La coronación canónica es uno de los ritos litúrgicos católicos, instituido en el siglo XVII e incorporado en el siglo XIX a la liturgia romana, usado para resaltar la devoción por una advocación mariana y consiste en la imposición de una corona o coronas al icono o imagen escogida. El origen de este rito se sitúa en el siglo XVI, cuando los hermanos capuchinos, como culminación de sus misiones evangelizadoras, recogían joyas como símbolo de conversión y desprendimiento que fundían para confeccionar con ellas una corona para la Virgen. La Corona de las Virtudes, o CoronaVirtus , que proponemos, utilizará el mismo principio: esfuerzo, renuncia, autocontrol, desprendimiento, por estas joyas llamadas virtudes , que cristalizan en compo

El Cuidado como Actitud para afianzar la Salud y Seguridad en el Trabajo

En colaboración con LudoPrevención (Perú), he creado este taller y modelo para afianzar la Salud y Seguridad en el Trabajo (en España conocido como Seguridad e Higiene en el Trabajo y Prevención de Riesgos Laborales) que tiene tres fortalezas o pilares: 1. Capacitamos y empoderamos al equipo de SST en la empresa para crear su propio instrumento de medida y educación de la actitud adecuada hacia la SST , como garante de un cumplimiento y observación autónoma de las normas de salud y seguridad. 2. Facilitamos un proceso de consultoría interna en SST autogenerada y autogestionada , que los responsables de SST desarrollan y construyen como algo propio y no ajeno que viene de otro contexto, con las dificultades propias de encajarlo, muchas veces con calzador, en la propia realidad y cultura corporativa. Todo ello genera responsabilidad y motivación para su puesta en práctica en los responsables de SST. 3. Consideramos de forma innovadora el constructo de “actitud” hacia el cuidado en

Pensar fuera de la jaula: nuevo libro de dinámicas y ejercicios para liberar las potencialidades humanas

El pensador social Max Weber (1864 – 1920) nos dejó, entre muchas grandes ideas, la metáfora de la Jaula de Hierro como esa representación de la burocracia y del racionalismo occidental, que poco a poco fue apoderándose de las personas y de las instituciones sociales, hasta el punto de convertirse en una invisible fuente de poder y autoridad que desbanca a los liderazgos basados en el carisma o la tradición. Como consecuencia de la creciente racionalización de las estructuras y de las políticas de la vida cotidiana, va surgiendo una importante pérdida de autonomía personal, control propio de las propias decisiones, flexibilidad psicológica y resiliencia, así como incapacidad para encontrar nuevas y mejores soluciones a los problemas de todo tipo, también los psicosociales, porque la racionalización hace ya tiempo que dicta y prescribe las terapias.  Del mismo modo, la racionalización progresiva se ha ido apoderando, por ejemplo, de la educación y los procesos de aprendizaje: escuelas

Inteligencia Emocional al Volante: un libro muy útil, práctico y sencillo para conductoras y conductores

Llevo  varios años pensando en este sencillo libro y manual, que ya está disponible en Amazon y, por fin, logré escribirlo. Lo he hecho por varias razones y por varias pasiones. La principal de ellas consiste en a yudar a prevenir y disminuir el número de accidentes en las carreteras , a contribuir en la creación de un parque móvil más colaborativo y prosocial, en el que disfrutemos más y nos relacionemos mejor unos con otros. La segunda razón es porque me apasiona el mundo de la psicología y la sociología, a los que me dedico profesionalmente, y también me gusta el mundo del motor, los coches, incluso me gusta hacer yo mismo algunas sencillas reparaciones y mantenimientos (sin meterme en camisa de once varas, por supuesto, me considero sólo aprendiz de taller aquí), ir al desguace, pasear por la campa, en fin, es un mundillo que, desde pequeño, cuando me regalaban un coche de juguete, que entonces llamábamos “teledirigido” (¡hoy ya son de verdad!), a la media hora ya lo había desmo