Ir al contenido principal

Vuelta al cole: ¡Aterriza como puedas!

Tengo la impresión (metafóricamente hablando) que el curso escolar 2020/2021 en España va a consistir, en un primer momento, en saber aterrizar con éxito en una realidad incierta y líquida, parafraseando a Zygmunt Bauman, más líquida de lo que ya estaba, y con la pista de aterrizaje con problemas de visibilidad y adjudicación: ¿pista 1, pista 2, pista 3...? No he podido evitar acordarme de esta comedia ochentera que hoy sería reprobable en muchos de sus gags, cargados de estereotipos, prejuicios y bromas de mal gusto. Pero lo que me interesa es reflexionar sobre la metáfora del "aterriza como puedas" y entresacar, al menos, tres claves, por si nos sirven de ayuda o reflexión:

Las capacidades / competencias transferidas a otros contextos. Yo creo que los educadores/as tienen suficientes herramientas pedagógicas a modo de capacidades y competencias, pero, al igual que el pasajero-piloto de la película, debemos pasar de "dejarnos llevar" a "coger los mandos" de nuestra aula-avión y decir aquello de "aterrizaré este avión", en lugar de decir "es que yo nunca he pilotado una clase virtual". Creo que necesitamos confiar en lo que somos y sabemos hacer, y más que nunca echar mano de eso que se llama "vocación docente", para salir de la zona del pasajero o del piloto automático y entrar en la zona del pilotaje con tiempo incierto y turbulencias. Algo de ex-piloto y de "batallitas docentes" tenemos todos y todas, pero no es momento de aburrir al personal con viejas reivindicaciones: es momento de tomar el mando de nuestra inteligencia ejecutiva y creativa, colectiva e individual. Y siempre vendrá bien alguien que te diga eso de "le deseo mucha suerte, confiamos en usted", ese voto de confianza de la dirección, los compañeros, padres de familia, la sociedad.

Elegí un mal día para dejar de... Es una de las frases míticas de la película, que muestra a un asesor / coach "on-line" (a través de un radio-transmisor) tratando de gestionar el aterrizaje. A mí me recuerda a algún líder de los que he visto en tiempos de pandemia, pero no lo voy a decir, que cada cual piense lo que quiera. De algún modo también nos podemos ver todos y todas reflejados en este coach que abandona sus propósitos y objetivos de mejora (que en la película están relacionados con las adicciones de todo tipo) ante la incertidumbre, el caos y lo que se le viene encima: estos guías-orientadores no los necesitamos, ni dentro ni fuera de nosotros. "Elegí un mal día para dejar de" me recuerda a las "actitudes" que tanto me gusta citar y trabajar, y la pregunta clave en las mismas: ¿Quién elige tu actitud? ¿De verdad que no podemos enfrentar esta situación con otra actitud? ¿Somos de los que vamos a sucumbir al caos y al "es lo que hay"? Y lo que me parece más preocupante: ¿Es ético aprovechar esta situación para buscar la propia ventaja o sacar réditos personales / colectivos?

Gestión de conflictos a bordo. En la película "Aterriza como puedas" aparecen, lógicamente porque dan mucho juego cómico, una buena variedad de situaciones de conflicto con los pasajeros / clientes (alumnado, padres). La que todos recordamos más es la pasajera nerviosa / histérica, en la que se ve perfectamente como el conflicto va escalando desde el zarandeo hasta el bate de béisbol o la llave inglesa, pasando por la bofetada, en una larga cola de gente que "prueba su solución" pero no se ponen de acuerdo en una solución dialogada y compartida: ¿trabajamos en equipo, es relevante ahora la cooperación? Evidentemente todo reprochable y exagerado para acentuar la comedia, pero la reflexión es cómo vamos a gestionar los conflictos, si escalando los procedimientos, lenguajes y emociones tensionando hacia arriba o, de lo contrario, tenemos que aprender a manejar con inteligencia emocional las situaciones y evitar que escalen más de la cuenta. Pero aparecen dos ideas más que me parecen claves para gestionar mejor los conflictos o prevenirlos: 1) Decir la verdad en todo momento a los pasajeros (recordemos la escena en la que por la megafonía del avión dicen que todo está bajo control, mientras van arrastrando al piloto desmayado por el pasillo a causa de una gastroenteritis), pero sabiendo decirla y comunicarla, con buenos canales de comunicación. 2) Transmitir confianza y pedir la colaboración de los pasajeros / clientes para el buen aterrizaje del avión, si bien, pedir la colaboración no se debe confundir con pedir imposibles (ni que sustituyan al profesor/a en casa): siempre debemos hacerlo dentro del rol complementario que tiene cada cual en este viaje del aprendizaje.

En todo caso, no viene mal tampoco estar "abiertos/as a la aventura" y descubrir nuevos territorios educativos y pedagógicos, nuevas experiencias y oportunidades que nacen de aterrizajes de emergencia en lugares y situaciones no esperadas, y aquí nos puede servir de referencia la película más actual de "Seis días y siete noches" (1998), una comedia romántica en la que las dificultades e imprevistos ofrecen nuevos caminos existenciales y profesionales.

César García-Rincón de Castro (2020)

Entradas populares de este blog

Tres casos prácticos de motivación en el trabajo

Estuve trabajando 10 años en la Escuela Europea de Negocios, en la sede de Madrid, como profesor de la asignatura de Habilidades Sociales y Directivas . Tengo muy buenos recuerdos de aquella experiencia profesional, sobre todo de los alumnos/as, con algunos de ellos/as todavía mantengo contacto a través de Linkedin, y es gratificante ver cómo crecen profesionalmente. Siempre he sido bastante artesano pedagógico, sobre todo cuando no encontraba lo que necesitaba. En este tema, necesitaba algunos casos prácticos para aplicar los conocimientos de motivación de personas que, en este módulo, eran estos: 1. Motivación y realización personal. 2. Motivación y orientaciones interpersonales. 3. El compromiso laboral y la motivación intrínseca. 4. Motivación y rendimiento: teoría de las expectativas. 5. Los enemigos del compromiso y la motivación. 6. Motivación y zonas de comodidad. 7. Bibliografía utilizada. Los conocimientos aportados en el dossier de 30 pági

El Valor de Educar: cursos y talleres abiertos de herramientas y competencias docentes

EL VALOR DE EDUCAR es un espacio de encuentro y formación de educadores y educadoras en torno a las herramientas y creaciones del proyecto Cocinando Aprendizajes, que César García-Rincón de Castro lleva facilitando durante más de 10 años. Una agenda permanente de cursos originales y de alto impacto pedagógico que el propio autor, César García-Rincón de Castro, ha creado y facilitado personalmente, comprobando y evidenciando personalmente su buena acogida, transferencia y utilidad por parte de los docentes, educadores y formadores, tanto en espacios formales como no formales. Estos cursos " presenciales en remoto " tienen una duración breve, en torno a los 45 minutos cada sesión , e incluyen una exposición del MARCO TEÓRICO que los sustenta por parte de su autor (César García-Rincón) así como una explicación de los RECURSOS Y DINÁMICAS a utilizar en su implementación y transferencia posterior por parte de los formadores/as asistentes, incluyendo un tiempo final dedicado a PR

Un innovador test y un juego para aprender a ser más felices

Llevaba tiempo detrás de hacer una dinámica en la que trabajemos uno de los temas que más nos importan: la capacidad de ser más felices y hacer felices a otros. Y aquí está, después de estudiar y leer a varios expertos en felicidad. En todos ellos he encontrado referencias a los factores de felicidad y a los factores de infelicidad , ya que ambos puntos de vista nos ayudan a enfocar mejor este asunto clave y vital. El primer criterio de validez de un test o herramienta de investigación, es que esté fundamentado en un buen marco conceptual. El marco de factores de felicidad / infelicidad, inspirado en Bertrand Russell (La conquista de la Felicidad, 1930) y completado con propuestas de otros autores como Javier Urra, Jorge Bucay, Elsa Punset, Anthony de Mello o Carlos Hernández, me parece muy interesante para medir dicha felicidad y potenciarla como un "desprenderse de" (reactiva) y como un "comprometerse a" (proactiva). He podido ver varios test de felicidad de es

CoronaVIRTUS: la Corona de las Virtudes. Un juego-dinámica para el desarrollo moral en la infancia.

Esta propuesta didáctica consiste en facilitar a los niños y niñas el logro personal de una Corona de 5 Virtudes , desde la simbología de lo que significa una coronación, así como el juego de palabras con el CoronaVirus (virus con forma de corona). La coronación canónica es uno de los ritos litúrgicos católicos, instituido en el siglo XVII e incorporado en el siglo XIX a la liturgia romana, usado para resaltar la devoción por una advocación mariana y consiste en la imposición de una corona o coronas al icono o imagen escogida. El origen de este rito se sitúa en el siglo XVI, cuando los hermanos capuchinos, como culminación de sus misiones evangelizadoras, recogían joyas como símbolo de conversión y desprendimiento que fundían para confeccionar con ellas una corona para la Virgen. La Corona de las Virtudes, o CoronaVirtus , que proponemos, utilizará el mismo principio: esfuerzo, renuncia, autocontrol, desprendimiento, por estas joyas llamadas virtudes , que cristalizan en compo

Inteligencia Emocional al Volante: un libro muy útil, práctico y sencillo para conductoras y conductores

Llevo  varios años pensando en este sencillo libro y manual, que ya está disponible en Amazon y, por fin, logré escribirlo. Lo he hecho por varias razones y por varias pasiones. La principal de ellas consiste en a yudar a prevenir y disminuir el número de accidentes en las carreteras , a contribuir en la creación de un parque móvil más colaborativo y prosocial, en el que disfrutemos más y nos relacionemos mejor unos con otros. La segunda razón es porque me apasiona el mundo de la psicología y la sociología, a los que me dedico profesionalmente, y también me gusta el mundo del motor, los coches, incluso me gusta hacer yo mismo algunas sencillas reparaciones y mantenimientos (sin meterme en camisa de once varas, por supuesto, me considero sólo aprendiz de taller aquí), ir al desguace, pasear por la campa, en fin, es un mundillo que, desde pequeño, cuando me regalaban un coche de juguete, que entonces llamábamos “teledirigido” (¡hoy ya son de verdad!), a la media hora ya lo había desmo